Espacio de Balbino. Escritos de Flamenco. 30 Conciertos de Enrique Morente

Adentrados ya en la programación de la Bienal de flamenco de Sevilla 2016, quiero recordar el concierto extraordinario con el que Enrique Morente clausuró la Bienal de flamenco 2008

 

11 de octubre de 2008, Teatro de la Mestranza. XV Bienal de Flamenco de Sevilla.

 

Guitarristas: Pepe Habichuela, David Cerreduela y Paquete.

 

Soleares          (Salida cuadrada de toque y cante)

Apolás:                      Le quise cambiar y no quiso,

                                   Que yo le quise cambiar y no quiso.

                                   Cambiar y no quiso,

                                   Un pañuelo de lunares

                                   Por otro de fondo liso.

                                   —————————

                                   De feria de Ronda.

                                   Vengo de feria de Ronda,

                                   Traigo camuesas y peros

                                   Y batatitas borondas.

                                   —————————

                                   Lo que pasó en Veracruz

                                   Horroriza y causa espanto.

                                   Dieron la muerte a un ministro

                                   Que llevaba el óleo santo.

                                   Lo que pasó en Veracruz

                                   Horroriza y causa espanto.

                                   ——————————

                                   Qué cosilla más sensible,

                                   Yo voy a pelear con la muerte

                                   Y alcanzarla es imposible.

                                   ——————————

Soleá petenera: En la Habana hice una muerte,

                                   La Puebla me sentenció.

                                   La Habana dice que muera,

                                   alma y vía de los dos,

                                   La Puebla dice que no.

                                   En la Habana hice una muerte

                                   La Puebla me sentenció.

 

Cabales:                     Empieza el llanto de la guitarra,

                                   se rompen las copas de la madrugá.

                                   Empieza el llanto de la guitarra.

                                   Llora como el viento sobre la nevá.

                                   Es inútil callarla,

                                   es imposible callarla.

                                   Ay, llora monótona, como llora el agua.

                                   Ay, es inútil callarla,

                                   es imposible callarla.

                                   Ay, llora por cosas lejanas.

                                   (Texto de Federico García Lorca)

                                   ——————————-

                                   Ábrase la tierra,

                                   no quiero vivir.

                                   Ábrase la tierra,

                                   no quiero vivir.

                                   Que pa vivir como yo estoy viviendo,

                                   Ayay, prefiero morir.

                                   ———————————

                                   De un buen morito a un buen cristiano

                                   eso nunca se dará,

                                   así se vuelva mora

                                    (semi tonos)

                                   toíta la cristiandad.

 

Alegrías:                    (Salida cuadrada)

                                   Leleleleleleleleelellelee

                                   Tirititrán….

                                   Grande locura era negarlo,

                                   que es verdad que te había querío.

                                   Pero, tú pa mí acabates,

                                   así vivieras cien años.

                                   ————————

                                   Que una tórtola canta

                                   en un almendro,

                                   y en su cante decía,

                                   viva mi dueño,

                                   viva mi dueño, niña,

                                   viva mi dueño,

                                   una tórtola canta

                                   en un almendro.

                                   ——————————

                                   El cielo se me nubló,

                                   las nubes se oscurecieron.

                                   El cielo se me nubló,

                                   el día que me dijeron

                                   que tu querer se acabó.

                                   ——————————-

                                   Ay que por las calles de Cádiz

                                   van pregonando,

                                   cañaíllas y bocas de San Fernando.

                                   ——————————–

                                   Un diita de San Juan,

                                   un torito de Cabrera,

                                   le hizo bailar a matraca

                                   al marqués de la Torre Nueva.

                                   ——————————

                                   Estoy por decir,

                                   no quiero a nadie,

                                   a nadie quiero

                                   na más que a ti.

                                   ———————————–

                                   Quién me va a entender a mí,

                                   si yo mismo no me entiendo.

                                   Quién me va a querer a mí.

                                   que yo digo que yo no te quiero

                                   y estoy loquito por ti.

                                   Decía yo que no te quiero,

                                   y estoy loquito por ti.

                                   ——————————

                                   Yo pegué un tiro al aire

                                   cayó en la arena,

                                   confianza contigo,

                                   ay no hay quien la tenga,

                                   confianza contigo, hermana,

                                   no hay quien la tenga,

                                   yo pegue un tiro al agua,

                                   cayó en la arena.

                                   ——————————

                                   Que a los titirimundi

                                   que yo te pago la entrá,

                                   que si tu mare no quiere,

                                   que qué dirán, qué dirán,

                                   que qué tendrán que decir,

                                   que yo te quiero y te adoro

                                   que yo me muero por ti.

                                  

 

Tientos:                      (Oles de Enrique a la guitarra de Pepe)

                                   A aquel que le pareciere

                                   que mis penitas no eran ná.

                                   Que mis penas no eran ná,

                                   siquiera por un momento,

                                   que se pusiere en mi lugar.

                                   Siquiera por un momento

                                   que se pusiere en mi lugar.

                                   ———————————

                                   La noche se está muriendo

                                   en el filo de la piedra.

                                   Pájaros de la mañana

                                   por los árboles se quiebran.

                                   La noche se está muriendo

                                   en el filo de la piedra.

                                   (Oles de Pepe a Enrique)

                                   (Texto de F. G. Lorca)

                                   ———————————-

                                   Ay, cómo canta la noche, cómo canta,

                                   qué témpanos de hielo azul levanta.

                                   Ay, cómo canta la noche, cómo canta,

                                   qué témpanos de hielo azul levanta

                                   (Enrique se rompe de emoción)

                                   (Texto de F. G. Lorca)

                                   ———————————

                                   Lo que te camelo,

                                   si tú me vieras el cuerpo por dentro,

                                   lo tengo más negro que el terciopelo.

                                   ————————————

                                   Mi pare y mi mare,

                                   grandes tormentos me daban,

                                   porque camelan de que no te quiera

                                   y yo te estoy queriendo más.

                                  

Granaína:                  Pregúntale si me quiere

                                   como que sale de ti, ay.

                                   Tú le preguntas si me quiere,

                                   y si te dice que no,

                                   dile qué motivos tiene,

                                   o que daño le he hecho yo.

                                  

                                    ——————————-           

Malagueñas:              Que va siempre de tormentos.

                                    Yo soy como aquel barquito

                                    que va siempre de tormentos,

                                    cuando no lleva penitas,

                                    va lleno de sentimientos.

                                    ——————————–

                                    Ay, de la pena.

                                    Yo vi a mi mare salir

                                    en el carrito de la pena.

                                    Se me ocurrió a mí el decir

                                    siendo mi mare tan buena,

                                    no se debía de morir.

                                                                      

Siguiriyas:                 A qué tanto he dormío,

                                   que s’han llevao a la mare e mi alma

                                   y no lo he sentío.        

                                   Tanto he dormío,

                                   que tanto he dormío.

                                   ————————

                                   Ayyayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

                                   Por aquella ventana

                                   que al campo salía.

                                   Por aquella ventana

                                   que al campo salía,

                                   voces le daba a la mare e mi alma

                                   y no me respondía.

                                   Por aquella ventana

                                   que al campo salía.

                                   —————————–                      

                                   Ay, en contra

                                   ay en contra,

                                   ay en contra,

                                   ay en contra.

                                   Tó me viene en contra,

                                   el tiempo,

                                   el tiempo                    

                                   y la mar ay, tó me viene en contra.

                                   Los golpecitos de este mar furioso,

                                   se me salen por la popa.

 

La aurora de nueva York

(Soleá por bulerías)

(Guitarras de

David Cerreduela

Y Paquete)                La aurora de Nueva York tiene

                                   cuatro columnas de cieno.

                                   Huracán de negras palomas

                                   que chapotean las aguas podridas.

                                   La aurora de Nueva York tiene

                                   cuatro columnas de cieno.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca

                                   porque no hay mañana ni esperanza posible.

                                   A veces las monedas en enjambres furiosos,

                                   taladran y devoran abandonados niños.

                                   La aurora de Nueva York tiene

                                   cuatro columnas de cieno (Bis),

                                   buscando entre las aristas

                                   nardos de angustia dibujada.

Los primeros que salen

comprenden con sus huesos,

que no habrá paraísos

ni amores deshojaos.

Saben que van al cieno de números y leyes,

a los juegos sin arte,

a sudores sin fruto.

La aurora de Nueva York tiene

cuatro columnas de cieno (bis),

buscando entre las aristas

Nardos de angustia dibujada.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos

                                   en impúdico reto de ciencias sin raíces.

                                   Por los barrios hay gentes que caminan insomnes

                                   como recién salidos de un naufragio de sangre.

                                   La aurora de Nueva York gime

                                   por las inmensas escaleras.

                                   La aurora de Nueva York gime

                                   por la inmensas escaleras.

                                   La aurora de Nueva York gime…

                                   Por las inmensas escaleras

                                   Gime.

                                   (Sobre texto de F. G. Lorca)

 

Enrique Morente: “La Bienal ha avanzado, han pasado cosas, buenas y cosas dramáticas y desafortunadas y desgraciadas, como la desaparición de un genial artista, al que todos admirábamos y respetábamos. Bueno, vamos avanzando poco a poco, vamos avanzando en nuestro concierto. Vamos haciendo memoria de algunos retazos, retrospectiva. El culpable es el Paquete porque se le ocurrió a él el título. Dijo: ‘¿por qué no le pones Flash Back?’, ¿eso que es, Paquete? ‘na es un título muy bonito, pónselo’. Total que estamos haciendo el concierto con arreglo al título y le tengo que dar comisión al Paquete, y lo tengo que invitar, en fin, un lío, pero bueno.”

 

 

La soleá de la campana

(Morentina):              Y se quedan dormidas para siempre,

                                   las horas caen en el pozo,

                                   y se quedan dormías para siempre,

                                   cada reloj que toca su campana

                                   ya sabe lo que es y no se hace,

                                   y nos hacemos ilusiones,

                                   ay, y no se haga nadie ilusiones.

                                  

                                   Yo, he nacío de un padre blanco

                                   y de un pequeño vaso de agua.

                                   De tierra andaluza.

                                   Yo he nacío de una madre,

                                   hija de una hija de quince años.

                                   Nacía en Málaga,

                                   en los Perchheles.

                                   El hermoso toro que me engendra la frente

                                   coronada de jazmines.

                                   Jazmines del violín

                                   y farolillos de papel encendíos de la jarra de agua

                                   del puesto de higos chumbos.

                                   (Basado en textos de Pablo Ruiz Picasso)

Soleá:                         De bronce.

                                   Mira, que no soy de bronce,

                                   que una piedra se quebranta

                                   ay, a fuerza de muchos golpes.

                                   Compañera, no más penas

                                   mira, que no soy de bronce.

                                   ——————————–

                                   (Tonos muy agudos)

                                   Tú vienes vendiendo mil flores,

                                   tú vienes vendiendo flores,

                                   las mías son amarillas,

                                   las tuyas de tós colores (bis)

                                   —————————–

                                   Un doble,

yo sentí un doble de campanas,

                                   creímos que era una reina

                                   y era una pobre gitana.

                                   —————————–

                                   Lerelerelelelelelelelelelel

                                   Larga procesión ohoooo,

                                   andando de puntillas ahahahahah,

                                   sobre el abanico abierto,

                                   echao a la cara ahahahahah.

                                   Le hago a la sombra del bosque de jazmines ehehehehe

                                   Hehehehehheehhh.

Se fueron a cantar por esos cielos de azúcar y alfajores,

y biznagas de jazmines,

y se pusieron de pie y a fuerza de viznues

y de puñados de rosas

se desnudaron el pelo.

(Texto de Pablo Ruiz Picasso)

(Distorsiona los tonos de manera nunca vista ni oída en el flamenco)

——————————-

Sentaíto en la escalera,

sentaíto en la escalera,

sentaíto en la escalera,

esperando el porvenir

y el porvenir nunca llega.

Sentaíto en la escalera…

(Tonos diversos y corte abrupto)

 

Aleluya

(Soleá por bulerías):

Enrique Morente: “Bueno, les pedimos…Teníamos un tema preparado, el CD no funciona. Pero, vamos a hacer este tema, como tantos compañeros lo han hecho, por obligación de amor a nuestra profesión, y a los grandes artistas, como ha sido Mario, y le dedicamos este Aleluya laico a este genial artista que ha desaparecido en medio de la Bienal. Aleluya por Mario Maya”.

                                  

                                   Estuve aquí antes,

                                   conozco este cielo,

                                   estaba tan solo antes de conocerte.

                                   Ahora, he visto tus banderas

                                   por las puertas de mármol

                                   de la gran ciudad, pero el amor

                                   no es una marcha triunfal

                                   sino un frío y solitario

                                   aleluya.

Aleleuya, aleluya, aleluya.

En tiempos me contabas

lo que había dentro de ti.

Hoy tu boca no habla

sabes, que es cierto.

Recuerdo nuestros cuerpos

rezando juntos con el espíritu santo,

y cada aliento era un frío y solitario

aleluya.

Aleluya, aleluya.

(Tonos altísimos)

Quizás, haya un Dios arriba,

pero yo, lo que aprendí del amor

es a disparar a quien te amenaza.

Pero no es un lamento

lo que oyes esta noche,

es la risa malvada de alguien

que ha visto la luz de un frio y solitario

aleluya.

Aleluya, aleluya

(Tonos altísimos acompañados por una aceleración rítmica de la instrumentación y que desatan el entusiasmo desenfrenado de la audiencia del Teatro de la Maestranza. Palmas de tango repetidas que reclaman un bis)

 

Tangos, con la guitarra de Pepe Habichuela

(Casi recitativo):      Quisiera yo por horitas

                                   ser nacío de las yerbas,

                                   porque ojitos que no ven,

                                   corazoncito no quiebran.

                                   ———————————

                                   Por ti la vida.

                                   Ay, mi vida,

                                   que se me va, que se me va,

                                   que se me va…

                                   ————————————-

                                   Eres tú como la caña,

                                   la caña criá en umbría.

                                   que a tós los aires le hace,

                                   les hace su cortesía,

                                   mare, mare, mare, mare

                                   —————————–

                                   Te tenía,

                                   El querer que te tenía

                                   (Se le rompe la voz en agudos, pero muy, muy afinados

y el teatro se sobrecoge)

                                   como era de polvo y arena,

                                   el aire lo deshacía,

                                   el aire lo desahacía.

                                   —————————–

                                   Agua clara, clara clara,

                                   es la que cae cuando llueve.

                                   Dime claro, claro, claro.

                                   si es verdad que tú me quieres.

                                   Tu palabra es lo primero,

                                   tu palabra es lo primero

                                   sin que lo sepa la tierra.

                                   ————————

                                   Yo no sé lo que le dio

                                   a la yerbabuena, mare,

                                   a la yerbabuena, mare,

                                   que era verde y se secó,

                                   mare, mare, mare.

                                   ———————–

                                   La luna solitaria baila,

                                   baila en el cielo,

                                   como de amor la llama arde en mi pecho.

                                   Y es que la luna pasa,

                                   y el amor se queda,

                                   y el amor se queda.

                                   (Copla popular anónima en Cantos Populares Españoles 2.268, aunque parezca de autor)

                                   ———————-

                                   Ay, por ti mi vía.

                                   Ay, mi vía..

                                   Que se me va, que se me va,

                                   que se me va, que se me va.

                                   (Impresionante final)

 

Bulerías (2º bis)                               

Pepe, David, Paquete:                                

                                   Si yo encontrara

la estrella que me guiara,

yo la metería

muy dentro de mi pecho

y la venerara,

si encontrara la estrella

que en el camino a mí me alumbrara.

Como relámpago de fuego fuites

que en mi corazón entrates.

Dejates encendío el fuego

y entre llamas me dejates.

Estrella, llévame a un mundo

con más verdades, con menos odio,

con más clemencia y más piedades.

Romperemos, ay, las nubes negras ahaha,

que nos engañan y nos acechan.

Abriremos un mundo nuevo

sin fusiles ni veneno.

(Aplausos a un cante por bulerías inicialmente compuesto para tangos, como fue La Estrella)

————————–

Yo escucho los cantes

de viejas cadencias que

cantan los niños

cuando en corro juegan.

Y vierten en coro sus almas

que sueñan cual

vierten sus aguas las fuentes de piedra.

Con monotonía,

de risas eternas,

que no son alegres,

con lágrimas viejas,

que no son amargas y dicen tristezas,ay,

tristezas de amores, ay,

de antiguas, de antiguas leyendas.

(Texto de Antonio Machado)

——————————–

Yo traigo remedio

pa tós los dolores,

pa lo que no traigo

es pa el mal de amores.

——————————-

Las cosas de amores

que nadie ha escuchao,

de esas que se dicen los que bien se quieren.

Los que bien se quieren a eso de las cuatro,

a eso de las cuatro, yayayayayayy

Ayayayayaya de la madrugada.

(Texto de Manuel Machado)

———————————–

Ojalá contigo fuera,

ojalá contigo fuera,

pero, nunca caen los rayos

los rayitos no caen,

no caen los rayos,

donde cae la tormenta.

———————-

Desde mi ventana,

campos de Baeza.

A la luna clara,

Aznaitín y Mágina,

también los cachorros

de Sierra Morena.

Pardos borriquillos,

de ramón cargados

entre olivos.

Tus sendas de cabra

y tus madroñeras,

Córdoba la llana,

la del romancero.

Córdoba, la llana

la llana, ay, la llana,

Guadalquivir hace vega

y el campo relincha, ay, y brama.

(Texto de A. Machado)

————————–

Adiós, Málaga la bella,

voy a recorrer el mundo

no pintaré más la flecha,

ni la hora escrita en el columpio.

Picasso y María Zambrano

La Repompa y el Chaqueta,

Juan Breva y Ángel de Álora,

El Niño las Moras y la Cañeta.

Instinto, niño, pinto, lienzos, colores, papeles,

no pintaré más la flecha

ni la hora escrita que el columpio se lleva con su risa,

prefiero escribir la palabra sola,

prefiero escribir tu palabra sola, sola,

palabra que han de cantar tu nombre.

(El teatro se viene abajo con los aplausos)

Bueno, pues después de este recital fabuloso y extenso, con decenas de palos y cientos de tercios, todos de una  impecable calidad de ejecución, hubo un “crítico” de Sevilla que se permitió escribir que Morente había venido a la Bienal a llevárselo. ¡Qué les parece!

                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Espacio de Balbino. Escritos sociales. Presunto culpable

Presunto culpable

 

El paso del partido Ciutadans a Ciudadanos se presentó como una formación política  nueva que venía a acabar con el turbio monopolio del poder ejercido por el PP y el PSOE durante las últimas décadas. La imagen de juventud de la mayoría de los dirigentes de la formación naranja se reforzaba con las proclamas democrático-liberales y los referentes o modelos en los que decía inspirarse el partido: los estados nórdicos social-liberales, especialmente Dinamarca. Estas propagandas de principios calaron positivamente en buena parte del electorado español que les otorgó de manera generosa e impensada varios millones de votos en las recientes elecciones del 20-d y 26-j. El desarrollo de los acontecimientos políticos posteriores de los últimos meses y el papel desempeñado por Ciudadanos en los mismos, me hace pensar que hemos asistido a un inmenso engaño político. Ciudadanos ha demostrado  en este tiempo que no es un partido que busca desplazar a los dos viejos instalados en el bipartidismo secular, sino que ha sido diseñado desde los poderes fácticos para apuntalarlos. Primero trató de apuntalar al PSOE negociando con este un programa de investidura, descafeinado e inasumible por los partidos de izquierda. Segundo, negoció con el PP un acuerdo que blanqueaba con torpes trazos el ideario conservador y retrógrado de la formación corrupta.

Ciudadanos es pues, por sus hechos y sus manipulaciones el presunto culpable de la situación de bloqueo en el que se encuentra la política española desde hace más de ocho meses. Sedujo con cantos de sirena al apocado partido socialista de Pedro Sánchez llevándole a un terreno que excluyó a la izquierda. Y luego entregó sus votos y escaños a un partido y a un dirigente que solo merecen el repudio de todos los demócratas de izquierdas y de derechas. ¡Seguro que la historia juzgará a Ciudadanos con el veredicto inapelable de culpable!

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Espacio de Balbino. Escritos flamencos. 30 conciertos de Enrique Morente

13 de febrero de 1988, Teatro Campoamor. Oviedo.

 

Guitarrista: Montoyita

 

Soleares:                    Qué pena era el quererte tanto,

                                   qué pena es quererte tanto,

                                   y tenerte que olviar,

                                   compañerita de mi alma,

                                   estos sí que son quebrantos.

                                   Y tenerte que olviar,

                                   compañera malina,

                                   y estos sí que son quebrantos.

                                   —————————————–

                                   Será,

                                   será.

                                   Dios mío, por qué será

                                   unos tormentos tan dobles,

                                   verte y no poderte hablar.

                                   ————————————-

                                   Presumes que eres la ciencia,

                                   yo no lo comprendo así,

                                   porque si la ciencia fueras

                                   me hubieas comprendío a mí.

                                   ———————————-

                                   El querer que me mostrabas

                                   como era de polvo y arena

                                   el aire se lo llevaba

                                   —————————————–

                                   Pañolón que me llevas

                                   y en el cuello, tan florío.

                                   El pañuelo que me llevas

                                   que y en el cuello tan florío,

                                   que bien saben los flamencos

                                   que en algún tiempo ha sío mío.

                                   ———————————-

                                   Quién pudiera penetrarlos,

                                   pa yo ponerle remedio,

                                   antes que viniera el daño,

                                   males que acarrea el tiempo

                                   quién pudiera penetrarlos

                                   ——————————–

                                   Dios, qué cosa más rara,

                                   una manita se va pa la otra

                                   sin mirarnos a la cara.

 

Bulerías:                    De terciopelo era el vestío

                                   que al niño de San Antonio,

                                   como lo lleva en sus brazos,

                                   se lo tenía yo ofreció.

                                   ———————————–

                                   Yo valía un dineral,

                                   y ahora me vengo vendiendo

                                   por lo que me quieran dar.

                                   ——————————–

                                   Aunque en mis sienes de cal,

                                   mi madurez se proclame.

                                   no encontraré otro calor,

                                   como el que me dabas mare,

                                   mare, mare, mare, mare.

                                   (Letra de Manolo Sanlúcar)

                                   ———————————-

                                   Ay, cómo quejaba, quejaba, ay

                                   cómo quejaba, quejaba, ay

                                   qué marchita de amores, ehehé,

                                   Ay con el viento y con el agua

                                   Ay.

                                   —————————————–

                                   Que quien ha visto una pastora

                                   vestía con ricas pieles,

                                   de coronita le han puesto

                                   una matita de laurel verde,

                                   verde, verde, verde, verde.

                                   ——————————–

                                   Quién será aquel soldaíto

                                   que en la esquinita estaba parao

                                   con sus botitas de montar

                                   y el pantalón colorao.

                                   Ay, mamá, que me gusta a mí el son

                                   que de este militar

                                   Con el son tan marcial que llevaba

                                   Que con el racataplán, rantaplán

                                   —————————————-

                                   Pero, chiquilla,

                                   que lo que camelas

                                   tú de mis carnes

                                   es que me guillara a la vera tuya.

 

Vidalita:                     Tristes estilos de amor

                                   la vieja sonanta gime

                                   y una negra pena oprime

                                   la garganta del cantor.

 

Guajira:                     Es la mulata un terrón

                                   de azúcar, canela, hecho

                                   que arrimándoselo al pecho

                                   quita el mal de corazón.

                                   Aquí la malanja crece

                                   rico manjar suculento

                                   y al rumor del blando viento

                                   la rica caña se mece.

                                   El ajonjolí parece

                                   rica alfombra peregrina

                                   ay, el monte que se reclina

                                   hacia la rama que toca

                                   parece la dulce boca

                                   de mi angélica Rufina,

                                   ole bien.

                                   Me gusta por la mañana

                                   después del café bebío

                                   pasearme por la Habana

                                   con mi tabaco encendío.

                                   Después me siento en mi silla,

                                   en mi silla, sillatón

                                   pues cojo yo un papelón

                                   de esos que llaman diario

                                   y parezco un millonario de

                                   esos de la población.

                                   Ole bien.

                                  

Martinetes

Y Tonás:                    Ay, las marecitas de tos los serranos

                                   toítas iban a despedirlos al tren,

                                   y yo como no la tengo

                                   nadie me vino a ver.

                                   ——————————-

                                   No te rebeles, serrana,

                                   aunque te mate tu gente,

                                   yo tengo echao juramento

                                   de pagarte con la muerte.

                                   Vinieron y me dijeron

                                   que tú habías hablao mal de mí,

                                   y, mira mi buen pensamiento,

                                   que yo no lo creía en ti

                                   ay,

                                   ————————————–

                                   Ay, y hasta los olivaritos del valle

                                   yo acompañé a esta serrana

                                   y le echaito mi bracito por encima,

                                   la miré como a una hermana.

                                   Y hasta los olivaritos del valle

                                   ay, acompañé a esta gitana.

                                   ———————————–

                                   Y si no es verdad,

                                   que Dios me mande la muerte,

                                   si me la quiere mandar.

 

Tangos:                      Sobre la noche verde

                                   las saetas dejan rastro

                                   de lirios calientes,

                                   la quilla de la luna

                                   rompe nubes morás

                                   y las aljabas se llenan de rocío.

                                   La Lola canta saetas

                                   los torerillos la rodean

                                   y el barberillo que desde su puerta

                                   sigue los ritmos que con la cabeza.

                                   (Texto de F. G. Lorca)

                                   ———————————–

                                   Yo no quiero eso,

                                   yo quiero otra cosa,

                                   yo quiero un vestío

                                   de color de rosa.

                                   Ay, al revolver,

                                   las entrañitas de tu cuerpo

                                   se te arranquen,

                                   porque tú no sabes querer.

                                   ——————————-

                                   Inmediato

                                   En aquel pocito inmediato

                                   donde bebían mis palomas,

                                   allí corro y me siento yo un rato

                                   por ver el agua que toman.

                                   Yo me sentaría

                                   por ver el agua que tú tomabas

                                   y al amanecer el día.

                                   ———————————-

                                   Ay no lo pasen por mi puerta

                                   por mi puerta no lo pasen,

                                   yo ya he dicho que tu entierro,

                                   no lo pasen por mi puerta,

                                   porque no quiero mirarte

                                   a la carita ni viva ni muerta.

                                   ———————————

                                   Las entrañas mías,

                                   por ti las daré,

                                   que yo me encuentro

                                   pagao con que

                                   tú me cameles bien.

                                   ——————————

                                   Agua clara, clara, clara

                                   es la que cae cuando llueve

                                   dime claro, claro, claro,

                                   si es verdad que tú me quieres,

                                   ay, tu palabra es lo primero,

                                   tu palabra es lo primero,

                                   sin que lo sepa la tierra.

                                   ——————————-

                                   Sobre la noche verde, verde

                                   las saetas dejan rastro

                                   de lirios calientes…

                                   Los saeteros están ciegos

                                   pero como el amor

                                   los saeteros están ciegos

                                   Ay, ay, ay.

                                   (Texto de F. G. Lorca)

 

Bulerías:                    Pa qué tu me acariciabas, ahaha,

2ª tanda                      y me dabas tanta gloria, ahaha,

                                   si m’habías de borrar,

                                   gitana, de tu memoria

                                   ———————————-

                                   Decadencia,

                                   el mundo me da de lao,

                                   y porque me ve en decadencia,

                                   pero, yo m’echao la cuenta, ay,

                                   que el mundo no se ha acabao, ay,

                                   y puede dar muchas vueltas,

                                   ahahahaha

                                   ———————————

                                   Grandes duquelas las mías,

                                   que quise ponerle guarda

                                   a una viñita perdía.

                                   Que ponerle guarda quise

                                   a una viñita perdía.

                                   —————————

                                   Pero, chiquilla,

                                   que lo que tú camelas de mis carnes

                                   es que me guillara a la vera tuya,

                                   que me guillara a la vera tuya.

                                                          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Espacio de Balbino. Escritos flamencos. 20 aniversario de Omega

El alfa del Omega

Gracias a Narciso Abril, amigo común, comisario de exposiciones de pintura, entre ellas la de Los Putrefactos, inaugurada en Madrid y posteriormente en la Huerta de San Vicente de Federico García Lorca, me enteré de que Morente andaba ya ensayando con los Lagartija Nick, grupo granadino calificado de música punk con el que el cantaor había decidido colaborar.

La noticia de tan original empresa se justificaba de este modo en El País de Andalucía en el mes de agosto de 1995:

“El cantaor flamenco Enrique Morente y el grupo punk han decidido colaborar en la edición de un disco en el que confluirán el cante jondo y las últimas tendencias del rock basándose en uno de los poemas que escribió Federico García Lorca poco antes de ser asesinado en 1936: ‘Omega’ (poema para muertos). De seguir adelante el proyecto, el disco podría ser editado por la multinacional a la que pertenece Lagartija Nick, a finales de este año”.

“La banda de rock llevaba más de un año acariciando la idea de trabajar junto al reciente Premio Nacional de Música, cantaor por el que los músicos de Lagartija Nick han mostrado en diferentes ocasiones su admiración, hasta el punto de utilizar en muchos de sus conciertos fragmentos de Misa Flamenca como sintonía de introducción”.

“Omega, un poema breve e intenso que cierra el libro Tierra y Luna, será musicado (sic) con un ritmo basado en la chía granadina, una marcha procesional del Jueves Santo, y mezclado con bulerías. Según el líder del grupo, Antonio Arias, la intención no es hacer una fusión entre rock y flamenco, sino profundizar en las raíces de ambos géneros musicales”.

 

Omega y sus prolegómenos

Anteriormente, en Junio de 1994, en unas declaraciones a Nacho Sáenz de Tejada en El País, Leonard Cohen afirmaba: “Si volviera a nacer sería cantaor de flamenco”, y luego, cuando el periodista le informaba de que Enrique Morente quería grabar un disco adaptando sus canciones al flamenco, el cantante y poeta canadiense añadía:

“Es un gran orgullo, un sueño porque el flamenco es el estilo que más respeto en el mundo… Es una música que me llega y si Morente quiere interpretar mis canciones, será un gran honor”.

Posteriormente, en diciembre de 1996, tras el nacimiento de Omega, Leonard Cohen volvía a declarar para El País:

“Estoy muy emocionado porque mis canciones hayan sido cantadas en el estilo del flamenco. Nadie había interpretado mis canciones antes de este modo”.

 

 

Nació Omega

El disco se terminó de grabar a mediados de noviembre y salió a la venta hacia primeros de diciembre de 1996, con una tirada inicial de 10.000 unidades y se convirtió en el trabajo de Morente que más ha difundido y difunde su nombre en el mundo de la música en particular y del arte en general. Algunos consideramos a Morente un genio sólo por esta obra.

Analizando someramente el contenido musical de Omega, se distinguen tres niveles superpuestos y ligados. En el primero, Morente hace la versión de cuatro canciones de Leonard Cohen, en tres de las cuales, ‘El pequeño vals vienés’ (Take this walz), ‘Manhattan’ y ‘Sacerdotes’ (Priests) –unos tangos en realidad- se deja oír más el eco flamenco; mientras que ‘Aleluya’, un himno pop, conserva el estilo de su creador.

En el segundo nivel de cuatro piezas también destaca especialmente, junto a Morente, la presencia del grupo de rock duro Lagartija Nick. ‘Omega’, el primer tema que da nombre al CD es una auténtica morentina: amalgama de estilos flamencos y letras que tiene precedentes temáticos y compositivos en el ‘Kirie’ de la Misa Flamenca y transmitirá su influencia al ‘Martinete’ de Morente sueña la Alhambra. Niña ahogada en el pozo’ -con la guitarra distorsionada de Juan Manuel Cañizares-, ‘Vuelta de paseo’ y ‘Ciudad sin sueño’, completan este segundo apartado.

En el tercero sobresalen a mi juicio los cortes con flamenco más convencional (adjetivo éste que habría que entrecomillar, o como recuerda a menudo Á. Álvarez Caballero, “temas clásicos dentro de todo lo clásico que puede ser Morente”) con músicas del propio cantaor, pero también, y esto es necesario recalcarlo, con músicas o arreglos de artistas flamencos cien por cien: ‘Solo del pastor bobo’, unas bulerias de Juan Antonio Salazar, que compuso temas también para Camarón, entre otros muchos cantaores; un arreglo de Vicente Amigo ‘La aurora de Nueva York´, en soleá por bulerías; y nada menos que tres temas de Isidro Muñoz (Sanlúcar): ‘Adán’, impresionante soleá; ‘Vals en las ramas’, tanguillos; y ‘Norma y paraíso de los negros’, por fandangos con aire de Huelva. Con ser estos cortes los “más flamencos” de Omega, no dejan, sin embargo, de llevar un sello innovador y heterodoxo, que unidos al resto de los temas en los que predominan otras músicas: pop y el rock difíciles de encasillar (como luego se verá más adelante), constituyen la razón de que este disco sea considerado como el más evolucionado y vanguardista de la historia del flamenco. (Seguirá)

 

Publicado en Libros | Etiquetado , , | Deja un comentario

Espacio de Balbino. Escritos flamencos. 20 aniversario de Omega

En diciembre próximo se cumplirán 20 años de la publicación del disco Omega, de Enrique Morente y Lagartija Nick. Con motivo de esta celebración se van a desarrollar actividades y producciones mediáticas y audiovisuales que rendirán tributo al nacimiento de una de las obras más trascendentes en la historia del flamenco y de la música española de las últimas décadas.

Deseo sumarme humildemente a la memoria de tan importante acontecimiento con la publicación espaciada de diferentes textos sobre el Omega que recogí en mi libro Enrique Morente, La voz libre, edición de 2006.

 

Primera entrega que cuenta la sonada e insólita actuación de Enrique Morente el 28 de febrero de 1996. Teatro Albéniz, Madrid. IV Festival Flamenco de Madrid.

 

El escándalo

 

Y, desde luego, no se equivocó el crítico en ese calificativo, a juzgar por la sorpresa y el “escándalo” que nos tenía reservada la noche y que fue objeto de los siguientes comentarios críticos:

Escribió Ángel Álvarez Caballero:

“Tengo la impresión de que Morente estuvo en este concierto más que nunca condicionado por un laberinto de circunstancias que no pudo controlar. Es cierto que fue un concierto de gran complejidad con tres partes claramente definidas: los cantes con el único acompañamiento de la guitarra de Tomatito, quien se va adecuando a Morente con talento y sensibilidad; otros más rítmicos con todos los flamencos de su grupo, y finalmente el tema ‘Omega‘, una especie de cantata que se inicia con una marcha fúnebre (sic) y sigue con diversos palos flamencos basándose en el poema de García Lorca de mismo título y al que presta además su colaboración el grupo rockero Lagartija Nick; por cierto, alguien debía de haber explicado lo que se iba a oír. Morente hizo un gran esfuerzo y cantó entregado…En fin, todo lo que hace de Morente un caso único en el cante”.

“Lo que ocurrió es que los problemas añadidos fueron surgiendo e incordiaron lo suyo. En plano dominante, el sonido…después la palmas, que de vez en cuando hacían con tal entusiasmo los propios deudos del cantaor que impedían la audición de su voz; y finalmente en ‘Omega‘, una obra con entidad propia que Morente está comenzando a poner y que merecía correr mejor suerte. Al estar casi toda ella tocada con enorme fuerza, la sonorización sólo fue capaz de transmitir al público una especie de barullo en que ni la voz ni los instrumentos tomaban relieve propio. A la salida, discusiones apasionadas entre la audiencia. Lo habitual cuando canta Morente”.

Y Manuel Ríos Ruiz:

“El atrevimiento de Morente dividió al público…Y a veces le ocurre lo que dice el refrán: quien mucho abarca, poco aprieta. Queremos decir que lógicamente en ocasiones se equivoca o se le tuercen los planteamientos. Otras acierta plenamente, como en el caso de su Alegro-Soleá y Fantasía de Cante Jondo, que presentó el año pasado en el mismo Festival. Pero en la noche del miércoles al finalizar su concierto con su audaz montaje musical junto al grupo rockero Lagartija Nick, que en Granada y en un pabellón de Deportes ante 12.000 personas resultó atractivo (sic), en el recinto del Albéniz no fue así, pues mal sonorizado, el atrevimiento morentiano falló totalmente y el público en gran parte un tanto estupefacto se dividió. La polémica pues está servida…”

También Alfredo Grimaldos abundó en la osadía del artista:

“Enrique Morente es el flamenco con licencia oficial para experimentar. Su acreditada capacidad creativa y el profundo conocimiento de los cantes que atesora le han permitido dar vida a piezas de incuestionable belleza. Nadie tiene por qué escandalizarse con sus arriesgados y a veces insólitos proyectos, pero tampoco es obligatorio que todo lo que haga el granadino deba ser refrendado por el público. Comenzó su actuación con una impecable caña, palo en el que es un maestro y a continuación desgranó los tonos de una bellísima granaína, secundado por la insuperable guitarra de Tomatito. Arrancó bien por soleá pero en su remate y en la siguiriya posterior, el cantaor evidenció que su voz no se encontraba en el mejor momento…La propina fue el tema ensayado con el grupo rockero Lagarija Nick, una compleja cantata con difíciles juegos de voces y combinaciones instrumentales. Ya la había presentado en Granada con mayor profundidad. Aquí el resultado fue un empaste de ruidos a insoportable volumen. Incluso algunos morentinos (sic) acérrimos se mostraron desconcertados. Quizá es eso lo que a él le encanta”.

Carlos Arganzo, de la redacción del desaparecido diario Ya, fue más comprensivo con el atrevimiento:

“El IV Festival Flamenco de la Fundación Caja de Madrid pasó con nota el ecuador tras el espléndido recital que Morente y Tomatito, dos figuras en plenitud de facultades, ofrecieron en la noche del miércoles. Aunque no todo el público estuvo de acuerdo ni con el sonido ni con el viaje flamenco a través del tiempo que propuso el cantaor de Granada, lo cierto es que ambos ofrecieron toda una lección sobre los caminos por los que transita este arte en el final del siglo XX…El último número del concierto fue un bis sorpresa junto a Lagartija Nick, una explosión musical que mezcla el flamenco con aires heavies (…) En medio del atronador volumen de los decibelios de Lagartija Nick, la voz de Morente volvía a demostrar que el camino de la caña al punk es tan largo o tan corto como quiera permitirse la capacidad de aglomerar sonidos de un músico, de un músico integral. De cualquier manera, y aunque hubo quien se marchó como alma que lleva el diablo perseguido por los decibelios de Lagartija Nick, la riqueza de un festival también se mide por el grado de controversia alcanzado por el público…”.

En este concierto, Morente tuvo el coraje de traerse a los Lagartija Nick, cosa lógica puesto que andaba grabando con ellos, e invitarlos en un bis. Se formó un monumental alboroto; primero musical, porque las condiciones técnicas de la sala no estaban adaptadas a la incursión de los rockeros o punkeros, y también, un alboroto en el público. Tras la inesperada intervención de uno y otros en el tema de ‘Omega‘. Entre los espectadores se oyeron gritos de “¡l`has cagao!”, por un lado, y “¡valiente, valiente!”, por otro. En fin, una apuesta arriesgada en el sentido cabal de la palabra a las que Enrique es tan aficionado y que tanto valoramos sus incondicionales: ‘Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan’.

 

 

Publicado en Libros, Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Espacio de Balbino. Escritos flamencos. El Lebrijano In memoriam

El Lebrijano ha muerto. Con él desaparece otro de los grandes artistas flamencos del siglo XX. En su recuerdo vaya esta reseña que publiqué el 5 de mayo de 2008 en el diario La Razón.

 

El Lebrijano canta a García Márquez
El disco recrea nueve temas del Nobel colombiano con música de Pedro y David Peña «Dorantes». El cantaor ha aplazado la presentación por problemas de salud

A punto de salir al mercado su trigésimo quinto trabajo discográfico, Juan Peña El Lebrijano no podrá celebrar como tenía previsto ese momento esperado. Su repentino ingreso hace unos días en un centro hospitalario de Sevilla, donde se recupera de una intervención quirúrgica, obligó a aplazar la presentación anunciada para finales de abril en la sede del Instiuto Cervantes de Madrid del nuevo disco que lleva por título «Cuando Lebrijano canta se moja el agua».

Hondas raíces

Cantaor de hondas raíces flamencas y gitanas, perteneciente a una familia que comprende a varias generaciones de artistas, sus orígenes profesionales lo clasifican dentro de la ortodoxia del flamenco, una ortodoxia que no ha sido incompatible a lo largo de su ya larga carrera profesional con una inquietud innovadora que le llevó en 1980 a colaborar con el Poeta y flamencólogo Félix Grande para crear otro disco, «Persecución», que fue un hito dentro del género flamenco. Más tarde vinieron sendos proyectos y producciones importantes en los que unió las dos orillas musicales del Mediterráneo, en obras como «Encuentros», «Casablanca» y «Puertas abiertas», en los que fusionó flamenco con la música andalusí del norte de Marruecos. El nuevo disco -editado por Rosevil Productions y la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco- se enmarca igualmente dentro de esa línea heterodoxa que tanta incomprensión suscitó en los sectores puristas, según confiesa en numerosas ocasiones el propio cantaor, cuando afirma que «el flamenco nace y luego se hace» con lo que quiere reivindicar el derecho de todo artista a ser permeable a los tiempos que le tocan vivir. «Cuando Lebrijano canta se moja el agua», que da título a la última entrega, es una ocurrencia enigmática de García Márquez, a raíz de la impresión que le causara la voz y el cante de su amigo de Lebrija.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Espacio de Balbino. Escritos flamencos. Juan Habichuela in memoriam

Juan Habichuela in memoriam

 

El domingo 30 de junio de 1991 publiqué en el diario El Sol, de Madrid, un reportaje titulado: Los Habichuela, una interminable saga de artistas flamencos. El 30 de junio de 2016, exactamente 25 años transcurridos, ha fallecido en Madrid, rodeado de los suyos, el gran guitarrista granadino Juan Habichuela. En su recuerdo vayan estas líneas extraídas del mencionado reportaje, que escribí con motivo de un gran homenaje que se le hizo en Córdoba a la familia Habichuela.

 

El patriarca

Juan Carmona Carmona Habichuela, el mayor de la saga, a sus 56 años, es un símbolo del flamenco. Testigo de los viejos tiempos y de los actuales, es un personaje venerado por la afición. Considerado por la crítica especializada como un verdadero maestro, no hay nada más extraño en él que la arrogancia o el engolamiento; su sencillez impone y su discurso penetra con la fuerza natural de los hombres sabios. Ha acompañado con su guitarra a infinidad de intérpretes, y grabados discos con todas las grandes figuras de los últimos 30 años:

“Me es imposible calcular el número de artistas con los que he tocado para el baile o el cante, pero sí puedo decir que he grabado con los más importantes. Me faltaba Antonio Núñez Chocolate y hace poco salió un disco de los dos. Con Manolo Caracol grabé dos discos, el primero hace ya muchos años, y el segundo lo terminamos de grabar unos pocos días antes de que falleciera en accidente de automóvil”.

Juan se muestra optimista con su presente cuando lo compara con sus comienzos. “Época de hambre y fatigas para la familia y de humillación para el flamenco. La gente te miraba por encima del hombro, y venían los señoritos y te ofrecían diez duros para que les tocaras toda la noche, y luego tenías que correr detrás de ellos una semana para poder cobrarlos”.

Este artista excepcional que ha pisado los escenarios de las más prestigiosas salas del mundo, incluido el Teatro Real de Madrid (en 1986), junto a Enrique Morente, no quiere olvidar que para subsistir en los años de la posguerra tuvo que tocar por los tugurios de Granada. Guitarrista tradicional y puro, Juan se vuelve cauto a la hora de opinar sobre las nuevas corrientes que remueven el flamenco: “Siempre que sea para enriquecer unas soleares o una siguiriya, yo estoy de acuerdo”. Con respecto a sus hijos, Juan el Camborio y Antonio, afirma categóricamente: “sin apasionamiento de padre, Juan es muy flamenco, no es que sea un virtuoso de la guitarra, pero le sobra corazón y sensibilidad; y Antonio es un artista espectacular, un verdadero director de orquesta”.

Juan Habichuela, al que muchos dan, con toda justicia, el tratamiento de don, manifiesta su ilusión por la inminente entrada en estudio para realizar su primera grabación en concierto que puede convertirse en un auténtico hito. “Voy a hacer un disco en solitario, en el que van a colaborar mis dos hijos y en el que también participará Camarón y Enrique Morente, esos dos monstruos de hoy que cantarán un palo cada uno”.

Posdata:

¡Seguro que ha ido a reunirse con ellos en el Olimpo de los artistas flamencos!

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario