Espacio de Balbino. Escritos flamencos. 20 Aniversario de Omega

20 Aniversario de Omega

Segunda entrega* de Omega que cuenta sus prolegómenos, nacimiento, descripción y declaraciones de los protagonistas del disco.

*Extraída del Libro de Balbino Gutiérrez, Enrique Morente, La voz libre, edición de 2006.

 

 

 

Omega y sus prolegómenos

Ya, en Junio de 1994, en unas declaraciones a Nacho Sáenz de Tejada en El País, Leonard Cohen afirmaba: “Si volviera a nacer sería cantaor de flamenco”, y luego, cuando el periodista le informaba de que Enrique Morente quería grabar un disco adaptando sus canciones al flamenco, el cantante y poeta canadiense añadía:

“Es un gran orgullo, un sueño porque el flamenco es el estilo que más respeto en el mundo… Es una música que me llega y si Morente quiere interpretar mis canciones, será un gran honor”.

Posteriormente, en diciembre de 1996, tras el nacimiento de Omega, Leonard Cohen volvía a declarar para El País:

“Estoy muy emocionado porque mis canciones hayan sido cantadas en el estilo del flamenco. Nadie había interpretado mis canciones antes de este modo”.

 

Nació Omega

El disco se terminó de grabar a mediados de noviembre y salió a la venta hacia el 8 de diciembre de 1996, con una tirada inicial de 10.000 unidades y se convirtió en el trabajo de Morente que más ha difundido y difunde su nombre en el mundo de la música en particular y del arte en general. Algunos consideran a Morente un genio sólo por esta obra.

Analizando el contenido musical de Omega, se distinguen tres niveles superpuestos y ligados. En el primero, Morente hace la versión de cuatro canciones de Leonard Cohen, en tres de las cuales, ‘El pequeño vals vienés’ (Take this walz), ‘Manhattan’ y ‘Sacerdotes’ (Priests) –unos tangos en realidad- se deja oír más el eco flamenco; mientras que ‘Aleluya’, un himno pop, conserva el estilo de su creador.

En el segundo nivel de cuatro piezas también destaca especialmente, junto a Morente, la presencia del grupo de rock duro Lagartija Nick. ‘Omega’, el primer tema que da nombre al CD es una auténtica morentina: amalgama de estilos flamencos y letras que tiene precedentes temáticos y compositivos en el ‘Kirie’ de la Misa Flamenca y transmitirá su influencia al ‘Martinete’ de Morente sueña la Alhambra. Niña ahogada en el pozo’ -con la guitarra distorsionada de Juan Manuel Cañizares-, ‘Vuelta de paseo’ y ‘Ciudad sin sueño’, completan este segundo apartado.

En el tercero sobresalen a mi juicio los cortes con flamenco más convencional (adjetivo éste que habría que entrecomillar, o como recuerda a menudo Á. Álvarez Caballero, “temas clásicos dentro de todo lo clásico que puede ser Morente”) con músicas del propio cantaor, pero también, y esto es necesario recalcarlo, con músicas o arreglos de artistas flamencos cien por cien: ‘Solo del pastor bobo’, unas bulerias de Juan Antonio Salazar, que compuso temas también para Camarón, entre otros muchos cantaores; un arreglo de Vicente Amigo ‘La aurora de Nueva York´, en soleá por bulerías; y nada menos que tres temas de Isidro Muñoz (Sanlúcar): ‘Adán’, impresionante soleá; ‘Vals en las ramas’, tanguillos; y ‘Norma y paraíso de los negros’, por fandangos con aire de Huelva. Con ser estos cortes los “más flamencos” de Omega, no dejan, sin embargo, de llevar un sello innovador y heterodoxo, que unidos al resto de los temas en los que predominan otras músicas: pop y el rock difíciles de encasillar (como luego se verá más adelante), constituyen la razón de que este disco sea considerado como el más evolucionado y vanguardista de la historia del flamenco.

 

 

 

Declaraciones sobre Omega

Comenzamos con las del grupo de granadino Lagartija Nick, en palabras de su líder Antonio Arias:

“El verano de 1995 lo pasamos intentando encontrar a Morente por Granada para enseñarle una idea que rondaba nuestras cabezas. Eric tenía una variación sobre un ritmo de Semana Santa, aparte yo ya había escrito el motivo central del tema ‘Omega’, es decir, esa explosión salvaje y rítmica, y, por último, mi hermano, Jesús Arias, nos sugirió que esa colaboración se podía basar en el texto ‘Omega’ que cierra (sic) Poeta en Nueva York. Nosotros seríamos el ruido de la gran ciudad y Morente la voz de la sangre…Una noche Eric le interpretó sobre la barra de un bar la parte rítmica del tema, y entonces Morente se decidió a ir al ensayo al día siguiente. Volcó su entusiasmo junto al nuestro. Enseguida visualizó cómo adaptar ese poema a nuestro propio caos…Yo compuse ‘Vuelta de paseo’ y ‘Ciudad sin sueño’ muy rápidamente en el invierno de 1995. ‘Omega’ ya estaba escrito antes por Eric y por mí. Enrique Morente venía trabajando en unas versiones de Leonard Cohen adaptadas al flamenco, entre ellas pudimos oír ‘Pequeño vals vienés’ que juntaba ya a Lorca y a Cohen; así que se juntaron los dos proyectos en uno solo…luego Morente introdujo las armonías vocales. Cada canción cogía vida y camino por sí misma; unas veces se trataba de dejarnos llevar por los versos de manera monótona, como en ‘Vuelta de paseo’. O en otras, Morente desbordaba los poemas con referencias tangenciales y profundas como en el tema ‘Omega’ o en ‘Niña ahogada en el pozo’, se juntaba lo que era una especie de versión de ‘Helter Skelter’, sugerida por mi hermano Jesús, en unas escalas que suben y bajan de forma caótica. Intercambiábamos tiempos y energías. No es que todo valiese, pero entre todos empujábamos los versos, y el disco nos empujaba a todos nosotros. Si hay discos que tienen vida propia, éste es uno de ellos…La química entre Morente y Lagartija Nick era más que evidente, y ninguno de nosotros deseaba desaprovechar esta posibilidad artística…Teníamos claro que era un choque de fuerzas, más que ningún tipo de experimento o fusión: fisión pura. Aprendimos formas básicas de compases flamencos, pero la idea era de enfrentar los caminos de forma estruendosa que reflejara lo que sentíamos con el poemario, los acordes a utilizar. Empleábamos teorías de las más esotéricas. Estudiábamos a Falla, a cantaores antiguos como don Antonio Chacón, Manuel Vallejo, etc. Todos acogíamos las ideas de todos de una forma natural, y nuestra mente estaba abierta y despierta. Teníamos un sonido realmente especial en aquel momento, muy enérgico y muy cohesionado, que iba muy bien con la voz de Morente. Y eso queda reflejado de manera fehaciente en el disco…”.

Además de estas consideraciones sobre la génesis del disco, prosigamos escuchando a Antonio Arias hablar de las fuentes que influyeron sobre la misma:

“…Un detalle que para nosotros era capital y que no se entendió en absoluto fue precisamente que para el grupo, canciones como ‘Ciudad sin sueño’ era una mezcla “after punk místico” o sea, una especie de ‘Joy División’ lisérgicos, en esas extensas partes musicales, tan psicodélicas por un lado, y por otro la voz desde dentro del alma que es la de Morente, todo muy oscuro, muy ‘Bauhaus’. Recuerdo que al poco de salir el álbum, un crítico de El País sentenció el sonido del disco como “Trash metal y flamenco”, y así llegó al gran público. Nosotros no teníamos ni idea de lo que estaba hablando, pero su manera de definir al grupo ha perdurado durante años, y sirvió para esconder durante mucho tiempo la auténtica reflexión musical del disco, las auténticas influencias armónicas, que encierra. Los acoples de Miguel Pareja en ‘Omega’ son brillantísimos, muy expresivos, por no hablar de sus solos orbitales en ‘Aleluya’ o en ‘Niña ahogada en el pozo’, y las guitarras de Juan Codorniu son muy psicodélicas y muy inspiradas tanto en ‘Manhattan’ como en el resto de temas”.

Y Antonio Arias concluía sus extensas consideraciones en www. lagartijanick.com/index:

“…Estábamos en el centro del huracán y no veíamos todo el movimiento que había a nuestro alrededor. No veo tantos estilos, veo música en estado puro. Fue un posicionamiento, casi un pronunciamiento musical, un golpe de estado artístico a lo que se hacía en aquellos momentos. Desde entonces, nos llaman golpistas, y ya se sabe cómo se trata esa gente”.

 

Siguen las opiniones de Enrique Morente vertidas a numerosos medios de prensa:

De Leonard Cohen escogí ‘Manhattan’, ‘Halleuljah’, ‘Priests’ y ‘Take this waltz’ (‘El pequeño vals vienés’). Con este último descubrí Poeta en Nueva York. Así que el disco ha acabado siendo mi visión flamenca de Poeta en Nueva York con un artista invitado, Leonard Cohen, que es un extraordinario poeta…El ‘Poema para los muertos’ es el que da sentido a todos los demás. Nadie quería abrir con él, porque salir con un tema de once minutos y proponerse vender alguna copia parecía un disparate. Pero es imposible acercarse a una obra tan difícil y superrealista como Poeta en Nueva York si no te desinhibes, si no buscas…En Poeta en Nueva York, Lorca rompe con su manera anterior de escribir, crea un estilo nuevo que yo creo se parece más a la pintura que a la poesía. Por eso, al principio, todo parecía demasiado lunático, pero cuando subes la primera cuesta, todo es más fácil. Es curioso que en cuanto tocas las cosas un tiempo, lo raro se hace familiar, la oscuridad toma cuerpo y se convierte en algo muy cercano. Lo bonito es que está todo el que pasó por el estudio, fue una especie de taller y quiero creer que es un trabajo de todos…Sinceramente, no sé si este es mi disco. Los anteriores tenían cosas. Aquí hay cosas también, pero uno nunca sabe. La verdad es que no he hecho ninguna concesión. En un disco así, lo más anti comercial es hacer concesiones.

Y con su peculiar sentido del humor, le decía al periodista sobre las expectativas de ventas:

Ya veremos. La Misa Flamenca era para frailes, éste es más bien para okupas. Igual vendemos 8 copias, regalamos 500 y Borja Casani (el editor) me pega un tiro al amanecer. El caso es que el disco está ahí, que es como es, y ahora lo que hay que hacer es transformarlo, darle vida en directo de otra forma. (A Miguel Mora)

El disco me ha llevado entre preparación, grabación y mezclas, prácticamente un año…La verdad es que no siempre había contado con un buen equipo de producción, como he contado para hacer este disco. Entonces, en mis anteriores discos estaba un poco condicionado por la precariedad de medios y por diversos motivos. De todas formas, en algunos de mis anteriores trabajos como Despegando o Se hace camino al andar, ya apunté algo de lo que va en Omega…Que cuestionen lo que hago es algo que siempre me ha tocado a mí y parece que lo voy a llevar conmigo para siempre. A lo mejor, si alguna vez pusiera de acuerdo a todo el mundo con una de mis obras, sería un desastre para mí; tal vez necesito la incomprensión tanto como la comprensión para seguir trabajando…En vista de la buena acogida que el disco está teniendo, la información que tengo ahora mismo es que se van a volcar muchas personas con la obra, porque repito, está gustando mucho. Espero que se venda bien, por mí y por las personas que han colaborado, como el grupo Lagartija Nick, Tomatito, Isidro Muñoz, Vicente Amigo, Cañizares, El Paquete, Antonio Carbonell, Tino di Geraldo, El Negri, el equipo técnico, etc. Sin ellos, y lo digo de corazón, la obra no hubiese salido bien. (A Manuel Bohórquez)

 

Cuando Cohen estuvo aquí, le comenté que me gustaría interpretar algunas de sus canciones y hablando y hablando surgió la idea de este disco…De ponerle música al Poeta en Nueva York de Lorca, mezclándolas con algunas canciones de Cohen como ‘Mahattan’, ‘Sacerdotes’, ‘Aleluya’, o su versión del ‘Pequeño vals vienés’. La verdad es que parece mentira que tenga que pasarme por Nueva York para hacer un disco sobre Lorca, al que he tenido al lado toda mi vida. Omega no es un disco de ‘nuevo flamenco’, es un álbum de poesía cantada, siguiendo los cánones del jondo…Lo de Poeta en Nueva York es poesía del siglo que viene y yo tenía muy claro que necesitaba una música ácida, que no fuera convencional y que resultara superrealista como la obra de Lorca…Hasta que no pasen unos días no podré valorar Omega. Los discos tienen que descansar, que crecer y caminar por su cuenta. Cuando me olvido de un trabajo y me parece que yo no lo he hecho es cuando lo puedo valorar de verdad. (A Silvia Grijalba)

 

¿Tocar con grupos de rock como Lagartija Nick?…Bueno, mi trabajo, las exigencias de mi obra las demanda el texto que decido cantar. En el momento en que decido cantar Poeta en Nueva York, una poesía novísima, después de tantos años escrita, necesitaba un sentido y una expresión fuertes de la música. Cualquier idea no te permite cantar con Lagartija Nick, y quien me ha llevado a ellos ha sido Lorca, Poeta en Nueva York. (A Miguel Ángel González)

 

Estábamos en un bar de Granada que se llama ‘Local’. A las horas de las copas surgen las inspiraciones. Me sorprendió que después de varias propuestas deshonestas, Eric, el batería del grupo, se pusiera a las cinco de la mañana a hacer unos compases de bulerías en el mostrador. En ese momento firmamos el contrato y la promesa de hacer un trabajo juntos.

 

(Más sobre Poeta en Nueva York)

No es que Lorca se repita porque tiene muchas facetas; es la universidad, la taberna, el pueblo, el campo, la ciudad, el cabaret, el desdoblamiento de la personalidad del travestí, y también el tópico de la navaja. Poeta en Nueva York siempre ha sido un reto para cualquiera que haya querido cantar a Lorca, pero yo siempre me he tirado al vacío, ¿por qué no me iba a tirar una vez más? Siempre queda un resabor de boca por no haber dado todo lo que sueñas, me hubiera gustado dar más, y podría haberlo hecho, pero el cansancio y las vicisitudes del camino de creación te hacen muchas veces desperdiciar cosas buenas y borrar cosas que valen.

 

(Sobre Leonard Cohen)

Sólo lo he visto una vez, coincidimos en Madrid, me lo presentó Alberto Manzano, que es el traductor de sus letras. Fue un gran empujón que me animó a cantarle. Le tenía mucha simpatía por la calidad que tiene como artista y porque es lorquiano, fíjate hasta qué punto, que puso a su hija Lorca de nombre. Dijo que le hubiera gustado ser cantaor de flamenco, y sólo con eso estábamos obligados a cantar sus canciones, si no yo, algún otro cantaor.

 

“¿Qué versión prefiere de ‘Manhattan’?”

Estoy obligado a decir que me gusta más la de Leonard Cohen porque el mérito es suyo. Yo lo que he hecho ha sido pasar al flamenco una obra suya, nada más. Para algunos es una aberración y dicen que no pertenece a la antología del cante, pues claro que no, es evidente. Creo que he conseguido que no caiga en la vulgaridad de la fusionsita entre el flamenco y otras músicas, en lo postizo. (A Pedro Narváez)

           

El pobre disco ya está libre de mí. Quería verme salir del estudio para que lo dejara tranquilo…Lo que más me atrae del poema ‘Omega’ es que cada verso es una constante en la obra de Federico: ‘Tengo un guante de mercurio y otro de seda’. ‘Las hierbas’, la espera, son imágenes dentro de una idea superrealista-abstracta, repetidas en toda la poesía de Lorca. Muchas veces lees ese poema y no sabes lo que quiere decir, pero las frases te gustan y te atraen, que es lo que pasa con Federico, porque siempre son artísticas. La canción, el tema de ‘Omega’ hubo que acortarlo un poquito a casi doce minutos para que pudiera ser pinchable. ‘Yo me cortaré la mano derecha’ es una de esas frases de Federico que puede querer decir tatas cosas…Pero, vamos, la mano derecha y la izquierda yo todavía las necesito para poder accionar cantando…Encargué temas a Isidro Muñoz, Vicente Amigo y Juan Antonio Salazar, para ver la perspectiva de la creación actual flamenca sobre Poeta en Nueva York. Ha sido un trabajo en equipo junto con Lagartija Nick y las demás figuras que he tenido el honor de que participen, como Cañizares, Tomatito, Miguel Ángel Cortés, Paquete y Montoyita… ¿Estrella? Al poner la segunda voz en Mahattan, con la traducción de Alberto Manzano, me di cuenta de que la canción era más adecuada para ser cantada por una persona de la edad de Estrella. Quité casi toda mi voz y puse la de la niña. Vi que la cantaba bastante mejor que yo, y encima es mi niña. (A Pedro Calvo y José Manuel Gamboa)

 

Sí creo que le ha gustado a Leonard Cohen, porque ha pedido veinte copias para regalarlas. Esta es la última noticia que tengo de él. La verdad es que me preocupaba el hecho de que no le gustara. Antes, ya le había escrito una nota, diciéndole que esperaba que el trabajo fuera de su aprobación…Omega en su conjunto es una idea sobre un poema superrealista, abordado desde el cante jondo. Hay que aclarar que no se trata de flamenco clásico, esto es otra cosa, aunque lleva la expresión y la profundidad del cante. Creo que es importante hacer estas matizaciones para la afición tradicional…En el tema ‘Omega’ está el corazón de la obra. Contiene un reflejo de la historia del cante y es un intento de entroncar el mundo laberíntico del mismo con lo abstracto. La modernidad es imprescindible, pero también soy un amante de la tradición. Ambas cosas no deben estar separadas para que se siga creando. El cante tradicional lo haremos siempre. De hecho, lo practican la mayoría…La participación de los artistas flamencos en Omega ha sido decisiva. Esa era mi intención.

Quería comprometer a una gran parte de artistas y creadores del flamenco contemporáneo. Me hacía más ilusión que hacerlo yo todo. Cuando les propuse el proyecto, todos aceptaron. Ha sido, además un acierto, una demostración de afecto y de amistad que ahora quiero agradecer públicamente. Me han estimulado mucho con la entrega y el empeño que pusieron.   (A José Ignacio de la Casa)

 

En Omega se plantea esencialmente un diálogo entre rock y flamenco; en ningún momento se ha propuesto crear una fusión, sino una interpretación musical de Poeta en nueva York, la única razón de este trabajo, como fueron los poemas de Miguel Hernández cuando los llevé al flamenco…Desde luego, mi carrera va a ser muy distinta después de esto. Omega está suponiendo una experiencia muy fructífera…También es un riesgo para mí. La afición es bastante rígida, pero también hay gente joven que sabe muchísimo de flamenco y que está capacitada para entender cosas diferentes a una antología del género…Yo hace tiempo que renuncié a los cabales, y no me preocupa, porque los cabales no me ha convencido nunca. Yo jamás he intentado ser un bicho raro, pero me ha tocado ser así, como soy, y con eso tengo que tirar. Pero al mismo tiempo que soy atrevido, siento respeto por mí mismo y por la afición…Esencialmente me considero un cantaor flamenco, es lo que más me gusta ser; si volviera a nacer, volvería a ser cantaor…y me volvería a salir de madre. Yo respeto la afición, pero no la puedo complacer en el sentido que ella espera, porque si no, no hay arte, no hay sorpresa. Ya hay otros compañeros que hacen muy bien lo que quiere la afición. Yo llevo treinta años cantando clásico, acabo de ofrecer en el Auditorio Nacional de Madrid un recital clásico, y ni aun así me permiten una pequeña broma al final, después de dos horas cantado por derecho: no hay que ser tan solemne y tan serio. Es cuestión de cultura: el flamenco no es el infierno, sino la gloria, y hace falta un poco de alegría y un poco de marcha. Tampoco tengo interés en provocar, cada cual tiene su visión y también tiene que haber fundamentalistas…Pobrecitos, que vivan…Y con todo lo que pueda parecer y extrañar, Omega es un espectáculo clásico, pues empiezo con martinetes y otros palos como únicamente sé cantar, para ir creando un clima que conduce al Poeta en Nueva York. Un espectáculo que en el extranjero lo acogerían divinamente, y aquí no hay producción ni hay nada, sólo la voluntad de un grupo de amigos artistas por sacarlo adelante. Y encima, la crítica está de uñas con nosotros…Vivimos en el país –me duele decirlo porque suena a bocazas- de la envidia. (A Manuel Martínez Cascante)

 

Fue evidente que el maestro se había sentido molesto por la incomprensión e incluso la inquina de algunos flamencólogos y aficionados. Por otro lado, quiero subrayar que Enrique Morente imparte a través de todas sus numerosas palabras sobre Omega una auténtica lección de conceptos para el entendimiento del mismo.

A Estrella Morente, también protagonista de Omega, aunque en menor medida, las circunstancias de su génesis y “rodaje” le proporcionaron una experiencia vital y artística única y extraordinaria, tal como ella misma lo comentaba a Javier Primo:

“…Era un momento impresionante de mi vida porque tenía 15 o 16 años. Ese momento en que empiezas a vivir las primeras emociones fuertes, a extender tus alas, a salir y entrar, que empiezas a echar alma, cuerpo y todo. Y me llegó la gira de Omega en el verano del 97, cuando dejé el colegio después de terminar la EGB. Estábamos e pleno veraneo. Me subí al escenario en Cádiz y, como me sabía la obra entera, mi padre me dejó que me uniera. Imagínate, me he metido en el mundo del cante de manera impresionante, cantando con Lagartija Nick. Era flamenca y estaba cantando por bulerías con los Lagartija…Para mí Omega fue una liberación de todo, de todo…Me permitió conocer a gente. Íbamos a sitios que no te puedes ni imaginar. La gente sumamente rara: hippies con cresta, super heavies, con piercings, y venían al camerino y yo lo veía natural, eran mis troncos, mis colegas. Luego iba a otro lado y estaban los más rancios de todos los gitanos, y tenías que bregar con todo el mundo. Y eso me ha dado una apertura mental que espero seguir alimentando día a día. Aquello fue como un culto, como una religión. Tenías que vernos salir al escenario, era guauuu; mi padre con smoking y zapatillas, los pelos de punta. Nos presentaban: ‘Enrique Morente y Lagartija Nick’, y todos al escenario, con la gasa echada por lo alto, con los pelos amarillos, verdes, las caretas, los bailaores y la carne de gallina. No tengo palabras para describirlo. Te lo juro…”.

También interesa añadir a las anteriores declaraciones de Leonard Cohen, las que hizo a Alberto Manzano (traductor de sus canciones) en El Europeo:

“Me encantaría verme mezclado con el flamenco una vez en mi vida porque amo esa música. Si pudiera encontrar alguna manera de colaborar con un artista tan grande como Morente, sería maravilloso. Sería como si Ray Charles cantara una de mis canciones, o Aaron Neville, que es uno de mis cantantes favoritos. Si mis canciones fueran traducidas al flamenco, me sentiría muy conmovido. Nadie ha hecho eso nunca por mí”.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s