Espacio de Balbino. Escritos de Flamenco. 30 Conciertos de Enrique Morente

Adentrados ya en la programación de la Bienal de flamenco de Sevilla 2016, quiero recordar el concierto extraordinario con el que Enrique Morente clausuró la Bienal de flamenco 2008

 

11 de octubre de 2008, Teatro de la Mestranza. XV Bienal de Flamenco de Sevilla.

 

Guitarristas: Pepe Habichuela, David Cerreduela y Paquete.

 

Soleares          (Salida cuadrada de toque y cante)

Apolás:                      Le quise cambiar y no quiso,

                                   Que yo le quise cambiar y no quiso.

                                   Cambiar y no quiso,

                                   Un pañuelo de lunares

                                   Por otro de fondo liso.

                                   —————————

                                   De feria de Ronda.

                                   Vengo de feria de Ronda,

                                   Traigo camuesas y peros

                                   Y batatitas borondas.

                                   —————————

                                   Lo que pasó en Veracruz

                                   Horroriza y causa espanto.

                                   Dieron la muerte a un ministro

                                   Que llevaba el óleo santo.

                                   Lo que pasó en Veracruz

                                   Horroriza y causa espanto.

                                   ——————————

                                   Qué cosilla más sensible,

                                   Yo voy a pelear con la muerte

                                   Y alcanzarla es imposible.

                                   ——————————

Soleá petenera: En la Habana hice una muerte,

                                   La Puebla me sentenció.

                                   La Habana dice que muera,

                                   alma y vía de los dos,

                                   La Puebla dice que no.

                                   En la Habana hice una muerte

                                   La Puebla me sentenció.

 

Cabales:                     Empieza el llanto de la guitarra,

                                   se rompen las copas de la madrugá.

                                   Empieza el llanto de la guitarra.

                                   Llora como el viento sobre la nevá.

                                   Es inútil callarla,

                                   es imposible callarla.

                                   Ay, llora monótona, como llora el agua.

                                   Ay, es inútil callarla,

                                   es imposible callarla.

                                   Ay, llora por cosas lejanas.

                                   (Texto de Federico García Lorca)

                                   ——————————-

                                   Ábrase la tierra,

                                   no quiero vivir.

                                   Ábrase la tierra,

                                   no quiero vivir.

                                   Que pa vivir como yo estoy viviendo,

                                   Ayay, prefiero morir.

                                   ———————————

                                   De un buen morito a un buen cristiano

                                   eso nunca se dará,

                                   así se vuelva mora

                                    (semi tonos)

                                   toíta la cristiandad.

 

Alegrías:                    (Salida cuadrada)

                                   Leleleleleleleleelellelee

                                   Tirititrán….

                                   Grande locura era negarlo,

                                   que es verdad que te había querío.

                                   Pero, tú pa mí acabates,

                                   así vivieras cien años.

                                   ————————

                                   Que una tórtola canta

                                   en un almendro,

                                   y en su cante decía,

                                   viva mi dueño,

                                   viva mi dueño, niña,

                                   viva mi dueño,

                                   una tórtola canta

                                   en un almendro.

                                   ——————————

                                   El cielo se me nubló,

                                   las nubes se oscurecieron.

                                   El cielo se me nubló,

                                   el día que me dijeron

                                   que tu querer se acabó.

                                   ——————————-

                                   Ay que por las calles de Cádiz

                                   van pregonando,

                                   cañaíllas y bocas de San Fernando.

                                   ——————————–

                                   Un diita de San Juan,

                                   un torito de Cabrera,

                                   le hizo bailar a matraca

                                   al marqués de la Torre Nueva.

                                   ——————————

                                   Estoy por decir,

                                   no quiero a nadie,

                                   a nadie quiero

                                   na más que a ti.

                                   ———————————–

                                   Quién me va a entender a mí,

                                   si yo mismo no me entiendo.

                                   Quién me va a querer a mí.

                                   que yo digo que yo no te quiero

                                   y estoy loquito por ti.

                                   Decía yo que no te quiero,

                                   y estoy loquito por ti.

                                   ——————————

                                   Yo pegué un tiro al aire

                                   cayó en la arena,

                                   confianza contigo,

                                   ay no hay quien la tenga,

                                   confianza contigo, hermana,

                                   no hay quien la tenga,

                                   yo pegue un tiro al agua,

                                   cayó en la arena.

                                   ——————————

                                   Que a los titirimundi

                                   que yo te pago la entrá,

                                   que si tu mare no quiere,

                                   que qué dirán, qué dirán,

                                   que qué tendrán que decir,

                                   que yo te quiero y te adoro

                                   que yo me muero por ti.

                                  

 

Tientos:                      (Oles de Enrique a la guitarra de Pepe)

                                   A aquel que le pareciere

                                   que mis penitas no eran ná.

                                   Que mis penas no eran ná,

                                   siquiera por un momento,

                                   que se pusiere en mi lugar.

                                   Siquiera por un momento

                                   que se pusiere en mi lugar.

                                   ———————————

                                   La noche se está muriendo

                                   en el filo de la piedra.

                                   Pájaros de la mañana

                                   por los árboles se quiebran.

                                   La noche se está muriendo

                                   en el filo de la piedra.

                                   (Oles de Pepe a Enrique)

                                   (Texto de F. G. Lorca)

                                   ———————————-

                                   Ay, cómo canta la noche, cómo canta,

                                   qué témpanos de hielo azul levanta.

                                   Ay, cómo canta la noche, cómo canta,

                                   qué témpanos de hielo azul levanta

                                   (Enrique se rompe de emoción)

                                   (Texto de F. G. Lorca)

                                   ———————————

                                   Lo que te camelo,

                                   si tú me vieras el cuerpo por dentro,

                                   lo tengo más negro que el terciopelo.

                                   ————————————

                                   Mi pare y mi mare,

                                   grandes tormentos me daban,

                                   porque camelan de que no te quiera

                                   y yo te estoy queriendo más.

                                  

Granaína:                  Pregúntale si me quiere

                                   como que sale de ti, ay.

                                   Tú le preguntas si me quiere,

                                   y si te dice que no,

                                   dile qué motivos tiene,

                                   o que daño le he hecho yo.

                                  

                                    ——————————-           

Malagueñas:              Que va siempre de tormentos.

                                    Yo soy como aquel barquito

                                    que va siempre de tormentos,

                                    cuando no lleva penitas,

                                    va lleno de sentimientos.

                                    ——————————–

                                    Ay, de la pena.

                                    Yo vi a mi mare salir

                                    en el carrito de la pena.

                                    Se me ocurrió a mí el decir

                                    siendo mi mare tan buena,

                                    no se debía de morir.

                                                                      

Siguiriyas:                 A qué tanto he dormío,

                                   que s’han llevao a la mare e mi alma

                                   y no lo he sentío.        

                                   Tanto he dormío,

                                   que tanto he dormío.

                                   ————————

                                   Ayyayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

                                   Por aquella ventana

                                   que al campo salía.

                                   Por aquella ventana

                                   que al campo salía,

                                   voces le daba a la mare e mi alma

                                   y no me respondía.

                                   Por aquella ventana

                                   que al campo salía.

                                   —————————–                      

                                   Ay, en contra

                                   ay en contra,

                                   ay en contra,

                                   ay en contra.

                                   Tó me viene en contra,

                                   el tiempo,

                                   el tiempo                    

                                   y la mar ay, tó me viene en contra.

                                   Los golpecitos de este mar furioso,

                                   se me salen por la popa.

 

La aurora de nueva York

(Soleá por bulerías)

(Guitarras de

David Cerreduela

Y Paquete)                La aurora de Nueva York tiene

                                   cuatro columnas de cieno.

                                   Huracán de negras palomas

                                   que chapotean las aguas podridas.

                                   La aurora de Nueva York tiene

                                   cuatro columnas de cieno.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca

                                   porque no hay mañana ni esperanza posible.

                                   A veces las monedas en enjambres furiosos,

                                   taladran y devoran abandonados niños.

                                   La aurora de Nueva York tiene

                                   cuatro columnas de cieno (Bis),

                                   buscando entre las aristas

                                   nardos de angustia dibujada.

Los primeros que salen

comprenden con sus huesos,

que no habrá paraísos

ni amores deshojaos.

Saben que van al cieno de números y leyes,

a los juegos sin arte,

a sudores sin fruto.

La aurora de Nueva York tiene

cuatro columnas de cieno (bis),

buscando entre las aristas

Nardos de angustia dibujada.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos

                                   en impúdico reto de ciencias sin raíces.

                                   Por los barrios hay gentes que caminan insomnes

                                   como recién salidos de un naufragio de sangre.

                                   La aurora de Nueva York gime

                                   por las inmensas escaleras.

                                   La aurora de Nueva York gime

                                   por la inmensas escaleras.

                                   La aurora de Nueva York gime…

                                   Por las inmensas escaleras

                                   Gime.

                                   (Sobre texto de F. G. Lorca)

 

Enrique Morente: “La Bienal ha avanzado, han pasado cosas, buenas y cosas dramáticas y desafortunadas y desgraciadas, como la desaparición de un genial artista, al que todos admirábamos y respetábamos. Bueno, vamos avanzando poco a poco, vamos avanzando en nuestro concierto. Vamos haciendo memoria de algunos retazos, retrospectiva. El culpable es el Paquete porque se le ocurrió a él el título. Dijo: ‘¿por qué no le pones Flash Back?’, ¿eso que es, Paquete? ‘na es un título muy bonito, pónselo’. Total que estamos haciendo el concierto con arreglo al título y le tengo que dar comisión al Paquete, y lo tengo que invitar, en fin, un lío, pero bueno.”

 

 

La soleá de la campana

(Morentina):              Y se quedan dormidas para siempre,

                                   las horas caen en el pozo,

                                   y se quedan dormías para siempre,

                                   cada reloj que toca su campana

                                   ya sabe lo que es y no se hace,

                                   y nos hacemos ilusiones,

                                   ay, y no se haga nadie ilusiones.

                                  

                                   Yo, he nacío de un padre blanco

                                   y de un pequeño vaso de agua.

                                   De tierra andaluza.

                                   Yo he nacío de una madre,

                                   hija de una hija de quince años.

                                   Nacía en Málaga,

                                   en los Perchheles.

                                   El hermoso toro que me engendra la frente

                                   coronada de jazmines.

                                   Jazmines del violín

                                   y farolillos de papel encendíos de la jarra de agua

                                   del puesto de higos chumbos.

                                   (Basado en textos de Pablo Ruiz Picasso)

Soleá:                         De bronce.

                                   Mira, que no soy de bronce,

                                   que una piedra se quebranta

                                   ay, a fuerza de muchos golpes.

                                   Compañera, no más penas

                                   mira, que no soy de bronce.

                                   ——————————–

                                   (Tonos muy agudos)

                                   Tú vienes vendiendo mil flores,

                                   tú vienes vendiendo flores,

                                   las mías son amarillas,

                                   las tuyas de tós colores (bis)

                                   —————————–

                                   Un doble,

yo sentí un doble de campanas,

                                   creímos que era una reina

                                   y era una pobre gitana.

                                   —————————–

                                   Lerelerelelelelelelelelelel

                                   Larga procesión ohoooo,

                                   andando de puntillas ahahahahah,

                                   sobre el abanico abierto,

                                   echao a la cara ahahahahah.

                                   Le hago a la sombra del bosque de jazmines ehehehehe

                                   Hehehehehheehhh.

Se fueron a cantar por esos cielos de azúcar y alfajores,

y biznagas de jazmines,

y se pusieron de pie y a fuerza de viznues

y de puñados de rosas

se desnudaron el pelo.

(Texto de Pablo Ruiz Picasso)

(Distorsiona los tonos de manera nunca vista ni oída en el flamenco)

——————————-

Sentaíto en la escalera,

sentaíto en la escalera,

sentaíto en la escalera,

esperando el porvenir

y el porvenir nunca llega.

Sentaíto en la escalera…

(Tonos diversos y corte abrupto)

 

Aleluya

(Soleá por bulerías):

Enrique Morente: “Bueno, les pedimos…Teníamos un tema preparado, el CD no funciona. Pero, vamos a hacer este tema, como tantos compañeros lo han hecho, por obligación de amor a nuestra profesión, y a los grandes artistas, como ha sido Mario, y le dedicamos este Aleluya laico a este genial artista que ha desaparecido en medio de la Bienal. Aleluya por Mario Maya”.

                                  

                                   Estuve aquí antes,

                                   conozco este cielo,

                                   estaba tan solo antes de conocerte.

                                   Ahora, he visto tus banderas

                                   por las puertas de mármol

                                   de la gran ciudad, pero el amor

                                   no es una marcha triunfal

                                   sino un frío y solitario

                                   aleluya.

Aleleuya, aleluya, aleluya.

En tiempos me contabas

lo que había dentro de ti.

Hoy tu boca no habla

sabes, que es cierto.

Recuerdo nuestros cuerpos

rezando juntos con el espíritu santo,

y cada aliento era un frío y solitario

aleluya.

Aleluya, aleluya.

(Tonos altísimos)

Quizás, haya un Dios arriba,

pero yo, lo que aprendí del amor

es a disparar a quien te amenaza.

Pero no es un lamento

lo que oyes esta noche,

es la risa malvada de alguien

que ha visto la luz de un frio y solitario

aleluya.

Aleluya, aleluya

(Tonos altísimos acompañados por una aceleración rítmica de la instrumentación y que desatan el entusiasmo desenfrenado de la audiencia del Teatro de la Maestranza. Palmas de tango repetidas que reclaman un bis)

 

Tangos, con la guitarra de Pepe Habichuela

(Casi recitativo):      Quisiera yo por horitas

                                   ser nacío de las yerbas,

                                   porque ojitos que no ven,

                                   corazoncito no quiebran.

                                   ———————————

                                   Por ti la vida.

                                   Ay, mi vida,

                                   que se me va, que se me va,

                                   que se me va…

                                   ————————————-

                                   Eres tú como la caña,

                                   la caña criá en umbría.

                                   que a tós los aires le hace,

                                   les hace su cortesía,

                                   mare, mare, mare, mare

                                   —————————–

                                   Te tenía,

                                   El querer que te tenía

                                   (Se le rompe la voz en agudos, pero muy, muy afinados

y el teatro se sobrecoge)

                                   como era de polvo y arena,

                                   el aire lo deshacía,

                                   el aire lo desahacía.

                                   —————————–

                                   Agua clara, clara clara,

                                   es la que cae cuando llueve.

                                   Dime claro, claro, claro.

                                   si es verdad que tú me quieres.

                                   Tu palabra es lo primero,

                                   tu palabra es lo primero

                                   sin que lo sepa la tierra.

                                   ————————

                                   Yo no sé lo que le dio

                                   a la yerbabuena, mare,

                                   a la yerbabuena, mare,

                                   que era verde y se secó,

                                   mare, mare, mare.

                                   ———————–

                                   La luna solitaria baila,

                                   baila en el cielo,

                                   como de amor la llama arde en mi pecho.

                                   Y es que la luna pasa,

                                   y el amor se queda,

                                   y el amor se queda.

                                   (Copla popular anónima en Cantos Populares Españoles 2.268, aunque parezca de autor)

                                   ———————-

                                   Ay, por ti mi vía.

                                   Ay, mi vía..

                                   Que se me va, que se me va,

                                   que se me va, que se me va.

                                   (Impresionante final)

 

Bulerías (2º bis)                               

Pepe, David, Paquete:                                

                                   Si yo encontrara

la estrella que me guiara,

yo la metería

muy dentro de mi pecho

y la venerara,

si encontrara la estrella

que en el camino a mí me alumbrara.

Como relámpago de fuego fuites

que en mi corazón entrates.

Dejates encendío el fuego

y entre llamas me dejates.

Estrella, llévame a un mundo

con más verdades, con menos odio,

con más clemencia y más piedades.

Romperemos, ay, las nubes negras ahaha,

que nos engañan y nos acechan.

Abriremos un mundo nuevo

sin fusiles ni veneno.

(Aplausos a un cante por bulerías inicialmente compuesto para tangos, como fue La Estrella)

————————–

Yo escucho los cantes

de viejas cadencias que

cantan los niños

cuando en corro juegan.

Y vierten en coro sus almas

que sueñan cual

vierten sus aguas las fuentes de piedra.

Con monotonía,

de risas eternas,

que no son alegres,

con lágrimas viejas,

que no son amargas y dicen tristezas,ay,

tristezas de amores, ay,

de antiguas, de antiguas leyendas.

(Texto de Antonio Machado)

——————————–

Yo traigo remedio

pa tós los dolores,

pa lo que no traigo

es pa el mal de amores.

——————————-

Las cosas de amores

que nadie ha escuchao,

de esas que se dicen los que bien se quieren.

Los que bien se quieren a eso de las cuatro,

a eso de las cuatro, yayayayayayy

Ayayayayaya de la madrugada.

(Texto de Manuel Machado)

———————————–

Ojalá contigo fuera,

ojalá contigo fuera,

pero, nunca caen los rayos

los rayitos no caen,

no caen los rayos,

donde cae la tormenta.

———————-

Desde mi ventana,

campos de Baeza.

A la luna clara,

Aznaitín y Mágina,

también los cachorros

de Sierra Morena.

Pardos borriquillos,

de ramón cargados

entre olivos.

Tus sendas de cabra

y tus madroñeras,

Córdoba la llana,

la del romancero.

Córdoba, la llana

la llana, ay, la llana,

Guadalquivir hace vega

y el campo relincha, ay, y brama.

(Texto de A. Machado)

————————–

Adiós, Málaga la bella,

voy a recorrer el mundo

no pintaré más la flecha,

ni la hora escrita en el columpio.

Picasso y María Zambrano

La Repompa y el Chaqueta,

Juan Breva y Ángel de Álora,

El Niño las Moras y la Cañeta.

Instinto, niño, pinto, lienzos, colores, papeles,

no pintaré más la flecha

ni la hora escrita que el columpio se lleva con su risa,

prefiero escribir la palabra sola,

prefiero escribir tu palabra sola, sola,

palabra que han de cantar tu nombre.

(El teatro se viene abajo con los aplausos)

Bueno, pues después de este recital fabuloso y extenso, con decenas de palos y cientos de tercios, todos de una  impecable calidad de ejecución, hubo un “crítico” de Sevilla que se permitió escribir que Morente había venido a la Bienal a llevárselo. ¡Qué les parece!

                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s