Espacio de Balbino. Escritos flamencos

Dos épocas, dos estilos del baile flamenco femenino

Ayer, en el Corral de la Morería, histórico tablao de Madrid, tuvo lugar la presentación del 56 Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión. Tras las diversas intervenciones orales de los miembros de la mesa presidencial, seguida de almuerzo excelente, subió al escenario una joven bailaora granadina, Alba Heredia.

Yo no la conocía pero había oído hablar de ella en los mejores términos. Entre otros cualificados, los del maestro Pepe Habichuela. Alba Heredia bailó solamente  por soleá, pero bastó esta muestra para cerciorarme de que los elogios que había escuchado de ella eran merecidos. A la fuerza arrebatadora de su jóvenes años incorpora un sello artístico racial y técnico que enamora. O mejor aún, que resulta apasionante por la intensidad de su expresión plástica que se convierte en hipnótica.

Es por esto, sin duda, que la maestra Blanca del Rey, dueña y gestora del tablao, no pudo resistirse a saltar al escenario para aliviar el cúmulo de impresiones recibidas de la joven bailaora. Entonces se desplegaron dos mundos del baile flamenco. Ahora y por bulerías pausadas, brilló la tradición, el clasicismo, la elegancia, la mesura del movimiento, el vuelo de las manos, la riqueza de recursos sugeridos con un leve esfuerzo. En definitiva, tuve la suerte de  vivir y poder comparar dos épocas, dos estilos del baile flamenco: el gran arte de siempre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s