Espacio de Balbino. Escritos sociales. Introducción al libro La opresión de las mujeres

En 1977, la editorial madrileña Taller de sociología publicó un libro traducido del francés por mí. Se titulaba La opresión de las mujeres y contenía principalmente artículos sobre feminismo, seleccionados por Simone de Beauvoir y aparecidos en la revista Les temps modernes, fundada por ella y Jean Paul Sartre.
La edición española incluyó dos introducciones, la primera que yo escribí y que firmé de manera encubierta como “El traductor”, en un gesto de modestia y abrumado por el renombre y prestigio de la escritora e intelectual francesa, autora de la segunda introducción.
Hoy, casi 40 años después de aquella edición, quiero recordar mi texto a las lectoras y lectores de WordPress, animándoles también a que lean La Opresión de las mujeres o, al menos, se informen a través de los buscadores de Internet de la existencia y contenidos de tan antigua y a la vez tan vigente obra.

Introducción al libro
La opresión de las mujeres (de 1977)
Los seis artículos que presentamos a las lectoras y lectores en castellano han sido extraídos del número 333/4, presentado y seleccionado por Simone de Beauvoir, de la revista “Les Temps Modernes”, abril-mayo 1974, de la que es director Jean Paul Sartre. Por necesidades de la presente edición no hemos podido ofrecer la totalidad de los trabajos expuestos en el mencionado número y nos hemos tenido que contentar con una selección que sin ser exhaustiva sí consideramos interesante.
La opresión de las mujeres es un libro que puede presentar una contradicción inmediata a los ojos de algunas feministas: se trata del sexo masculino del traductor. Confiamos en que sabremos ser disculpados por ello, pues tanto en la intención como en la ejecución de la traducción sólo nos ha movido el deseo de aportar nuestra colaboración más sincera a la lucha general por la liberación y la emancipación total de la mujer.
Queremos hacer observar que no siempre nos identificamos con las ideas y afirmaciones contenidas en cada uno de los artículos. Se trata de una serie de aportaciones realizadas por mujeres anónimas o que firman únicamente con su nombre propio. El objetivo de estos ensayos no consiste en poner de manifiesto la personalidad individual de sus autoras o sus ideas particulares sobre los problemas actuales del feminismo, sino en la elaboración colectiva de una obra cuyo resultado inmediato es la denuncia y la protesta. En todos los trabajos, desde los más teóricos como La calle y Thionville, hasta el más personal como Una violación tan corriente, se halla ausente el deseo de teorizar o de dar lecciones a fondo, sobre cómo hacer la revolución feminista. Nosotros no dejamos de considerar perfectamente legítimo ese deseo, y de hecho nos encontramos actualmente con toda una serie de movimientos feministas que tienen definidas perfectamente sus estrategias y sus tácticas revolucionarias. No deseamos entrar en el análisis o discusión de cuáles son justas o erróneas. Además, desde nuestra perspectiva de machos somos presa muy vulnerable para las flechas de cualquier feminista, y esto lo decimos sin ninguna clase de ironía, sino pensando en todas las limitaciones objetivas y subjetivas que nos impiden tener un criterio y una praxis acertada en estas cuestiones.
Si algún valor se le puede atribuir a este libro, creemos que debe ser por su carácter de denuncia y crítica radical de toda una serie de comportamientos, costumbres y tópicos que se hallan arraigados tanto en las estructuras sociales clasistas como en las conductas de los individuos, ya sea del burgués, del obrero o del intelectual revolucionario. Aún no se ha dicho demasiado sobre toda la carga de injusticia social y personal que sufre la mujer. Aún no se ha dicho demasiado sobre la indiferencia ante esa injusticia, cuando no de la beligerancia activa que practican los hombres para perpetuarla. Pensamos que estamos muy lejos todavía, desgraciadamente, del día en que se asuma a nivel popular la necesidad de la revolución feminista, de la misma manera que se ha podido asumir hoy la necesidad de la revolución contra la explotación del capital.
Por eso, consideramos que no es vano este libro en tanto que pretende aportar su grano de arena a la toma de conciencia general sobre la necesidad imperiosa de acabar con cuantas discriminaciones y humillaciones específicas soportan cotidianamente las mujeres.

El traductor (Balbino Gutiérrez, 1977)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s