Espacio de Balbino. Escritos Flamencos. Pepe Habichuela, la esencia de la guitarra flamenca

Pepe Habichuela. La esencia de la guitarra flamenca

Es bien conocida y muy estimada la larga y magistral trayectoria de este artista granadino en la faceta de acompañar al cante flamenco. Baste recordar la hermandad en la vida y en el arte que le unió al genial Enrique Morente, así como la extensa lista de otras grandes figuras del cante para las que Pepe Habichuela tocó. En su carrera como protagonista grabó un puñado de álbumes siempre elogiados por crítica y aficionados. Fueron trabajos en los que incluyó piezas destacadas como la rumba A mandeli de extraordinaria complejidad y belleza musicales. Pepe Habichuela ha simultaneado en los últimos años el toque para el cante, con numerosas apariciones en conciertos con un desarrollo similar consistente en una primera parte breve, interpretando dos o tres estilos clásicos en solista y una segunda parte más extensa, arropado por otros instrumentistas.

Anoche, 18 de octubre de 2014, los cientos de personas que llenaron el magnífico auditorio del Centro cultural de Conde Duque en Madrid, tuvimos el placer de asistir a una sesión de privilegio del Festival PoeMad. El veterano guitarrista se presentó solo con su guitarra ante un público que se le rindió de principio a fin. En realidad Pepe Habichuela no estuvo solo en el estrado, sino flanqueado por una recitadora y un recitador de poesía popular y culta, pero eso careció casi por completo de interés y trascendencia. Fue solo un pretexto para que el tocaor perdiera una cierta timidez que suele apocarle en el escenario y nos diera cuenta de la extraordinaria y excepcional altura que ha alcanzado su guitarra flamenca.

A lo largo de sesenta minutos el guitarrista de Granada ofreció cinco estilos: taranta, soleares, rondeña, tientos-tangos y granaína: cinco joyas de la guitarra clásica flamenca, impregnadas de técnica, sentimiento, belleza, pureza, perfección formal y, además, sonando muy personales. Nada que ver con una interpretación académica o imitativa de tocaores flamencos históricos como Sabicas, Montoya, Ricardo o Escudero, de los que Pepe Habichuela aprendió en el pasado. Qué rasgueos, qué trémolos, que bordones, qué musicalidad en el fraseo recordando los cantes que hizo con su hermano Morente: Dime Ana. Yo escucho los cantos. Aunque es de noche…Demostró por el contrario que es el heredero original de los mencionados maestros de la guitarra y comparable con ventaja a tantas figuras posteriores del género.

Pepe Habichuela debería prodigarse más e incluso ampliar esta faceta de guitarrista solista, sería un gesto de generosidad y justicia porque de su instrumento emana la esencia de la música flamenca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s