Espacio de Balbino. Escritos Flamencos. De guiris, maravillosos guiris (2)

 

Los textos que siguen son el resultado de varias entrevistas y aparecen como una crónica o reportaje. Están elaborados esencialmente con los testimonios entusiastas de numerosos artistas flamencos ni andaluces ni españoles, hombres y mujeres, que se prestaron gustosos a responder a mis preguntas unas horas antes de su participación en la noche flamenca internacional, que se incluyó en la VI Bienal de Flamenco de Sevilla, celebrada nada menos que en un patio del barrio de Triana; “herejía” achacable a José Luis Ortiz Nuevo, responsable supremo de la mayoría de las ediciones del evento sevillano.

(Publicada parcialmente en el diario El Sol, el 25-9-1990)

Flamenco Universal

1

Había que tener ojos y oídos sensibles o ser un fino especialista para diferenciarlos de sus compañeros españoles. Solo ciertos rasgos faciales típicos orientales y los nombres de consonancias ultra pirenaicas recordaban que estábamos asistiendo al festival protagonizado por artistas flamencos guiris.

Era la “Noche de la Carbonería”, el festival de los locos por el flamenco. Allí estaban esas mujeres y hombres procedentes de muchos puntos cardinales del planeta, cuyas vidas se transformaron el día que oyeron por vez primera las falsetas de una guitarra, vieron el desplante de un baile, o escucharon el melisma de una siguiriya. “La bienal estaba obligada a incluir a intérpretes de diversos países para reflejar la creciente universalización del flamenco”, declaraba Ana Ferrand, encargada de prensa de la organización.

Alternando con algunos artistas españoles invitados, actuaron bailaoras japonesas, guitarristas italianos, franceses, canadienses y un cantaor estadounidense. Todos compartían la misma ilusión y sentían el peso de la responsabilidad por encontrarse ante el público sevillano: “Tengo mucha alegría y mucho canguelo en el cuerpo”, comentaba pocas horas antes de subir al escenario Tsuneko Irimajiri, una joven bailaora de la isla de Kotchi, al sur del Japón. Bien supo disimularlo bailando por soleá y bulerías, vestida con una hermosa bata de cola, con las que cerró la noche. Antes, sus compañeras de grupo, Tomaki Ishi y Yeshimini Yamasaki hicieron soleá y tarantos, arrancando los aplausos más calurosos hasta ese momento.

En la primera parte, el festival transcurrió entre altibajos y algunos de los intérpretes no pasaron de la consideración de buenos alumnos. La máxima atención la acaparaba un cantaor de California, único cantaor no nacional del programa, El Quijote o Richard Black, 45 años, dos metros y cinco centímetros de estatura, pelirrojo y con ojos azules. Él no sentía ninguna preocupación por el trance que le aguardaba: “Yo canto en Sevilla más a gusto que en mi país”, decía este gigante de la costa oeste, diseñador de yates de profesión y cantante de folk antes de descubrir el flamenco: “Hace treinta años que soy aficionado y siempre que tengo unos días libres me vengo para Andalucía”. El Quijote cantó siempre a compás de soleares, en las que dejó oír su inevitable acento yankee con influencias de sus maestros gitanos: El Perrate, Manolito de María y Juan Talega. “El Quijote entiende de cante, porque lleva veinte años cantando y todo el que sepa algo de flamenco sabe que su cante va medido. Lo que le falta es la pronunciación, porque él no es de aquí”, me comentaba con respeto Antonio González, un joven guitarrista granadino.

Richard Black fue acompañado a la guitarra por Kenny Parker, un norteamericano de origen judío, nacido en Nueva York…

(seguirá)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s