Espacio de Balbino. Escritos sociales. Manipulación de la información

Manipulación de la información

Afirmar que la prensa ha sido y será a través de los tiempos una productora de noticias interesadas en crear un estado de opinión en los ciudadanos o súbditos no es ninguna idea  novedosa. Sí puede serlo en cambio descubrir los mecanismos de que se vale para manipular el relato de lo que acontece en el día a día de la sociedad. Estos mecanismos han sido y son variables dependiendo de la fuente informativa y de sus intereses ocultos. Hubo un periodo informativo en el que se estableció una jerarquización de las noticias en función de su contenido. Se priorizaba toda aquella información que daba cuenta del devenir histórico de la sociedad, destacando principalmente  lo referente a las esferas del poder  y a la actividad de los gobernantes: reyes, presidentes, dictadores, ministros, líderes políticos de los partidos, etc. Otra variante menor de información política era y es, por cierto muy frecuente en la actualidad, la de relatar no ya las actividades sino las declaraciones, trascendentes o nimias de la clase política. Este es un mecanismo muy utilizado en la actualidad por prensa escrita, radio o televisión. Es increíble la cantidad de cháchara política supuestamente importante, aunque carente de consecuencias y efectos, salvo los de confundir, que invaden las ondas o las páginas de los diarios.

Sin embargo, yo quería subrayar un tipo de mecanismo manipulador del que se usa y abusa desde hace ya algún tiempo y que es a mi juicio uno de los más perversos y aletargadores. Me refiero a la supresión de la jerarquía tradicional informativa para priorizar todas aquellas que antes ocupaban los últimos lugares de la información: las hazañas de nuestros clubs de fútbol y deportistas de élite, los sucesos luctuosos de ciudadanos anónimos -¡no digamos ya si son personajes públicos!-, o los episodios escandalosos de famosos de cualquier pelaje. Baste un ejemplo reciente: en la mañana del 26-1-2014 las noticias de las 11h de RNE, Radio Cinco, las abrieron contando los apuros que estaba pasando Rafael Nadal en no sé qué torneo importantísimo de Australia, luego hablaron del lío de faldas del presidente François Hollande, comentaron algo de la convulsa situación de Ucrania y terminaron por donde habían empezado, o sea, hablando otra vez del inevitable Nadal.

Claro, hay tantos problemas tremendos en España y en el mundo: guerras, masacres, corrupción, delincuencia mafiosa, paro, hambre, miseria y un largo rosario de calamidades que para qué le van a amargar la mañana a los oyentes o escuchantes, como se empieza decir últimamente.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s