Espacio de Balbino. Escritos flamencos antiguos. Mirando al maestro

Crítica sobre los “nuevos flamencos” publicada en El País el 2 de septiembre de 1996

Mirando al maestro

Balbino Gutierrez

 

Veranos de la Villa. Madrid

Los Jóvenes Flamencos.Sorderita, cante y guitarra flamenca; Jorge Pardo, metales; Carles Benavent, bajo eléctrico; Chano Domínguez, piano; El Bola, guitarra flamenca; Rubem Dantas, percusión; Guillermo MacGuill, batería; La Chonchi, cante. Patio Central del Conde Duque, 31 de agosto.

 

 

 

Noche grata y apacible tanto en clima como en arte. Una primera parte a cargo del delfín de los Sordera -que sigue su camino en solitario con la pasión e inquietud que siempre lo han distinguido- y que cumplió con creces el nada fácil papel que le correspondía, al principio en solista y luego con un grupo de fortuna que no siempre estuvo a la altura técnica exigible. José Soto ofreció con nervio y garra ocho temas propios, entre los que no faltaron las habituales dedicatorias al fallecido Ray Heredia, y los recuerdos al siempre presente Camarón de la Isla y al maestro Paco de Lucía.

 

El genial guitarrista de Algeciras fue el gran protagonista ausente del resto de la velada dedicada principalmente a él, por varios de los músicos que formaron y forman su internacional sexteto; con un Jorge Pardo espléndido, dirigiendo el magnífico cónclave de instrumentistas fronterizos entre el jazz y el flamenco, se pudo disfrutar sin interrupción de una hora y cuarto de la mejor música moderna que se hace hoy en España.

 

 

El esquema del concierto incluyó una mitad de composiciones personales y otra mitad de temas de Paco de Lucía. Jorge Pardo brilló en solitario con su magnífica versión de ‘Almoraima’ en flauta travesera. Chano Domínguez deleitó igualmente con su piano en la colombiana ‘Monasterio de sal’, también del maestro homenajeado. ‘Sólo quiero caminar’ y ‘Zyriab’ pusieron al respetable de pie. A ello contribuyó un Carles Benavent perfectamente recuperado de su accidente, la guitarra de Agustín Carbonell y la flamenquísima y versátil voz de La Chonchi.

 

La fiesta acabó con una bulería improvisada por todo el grupo a partir de un fragmento del último trabajo de El Bola, que sirvió de virtuosa propina final a los insistentes aplausos del público madrileño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s