Escritos sociales de Balbino. El peripolítico

El siguiente post lo escribí el 8 de noviembre de 2007…Creo que su contenido sigue siendo válido a tenor de cómo está el gallinero mediático de la derecha española. Sin embargo, me parece que el título de “Peripolítico” es un tanto suave y que debería haberlo titulado Los Periesbirros.

08 Nov 2007

El peripolítico

 

Sabemos que existen periodistas especializados en política que son independientes, imparciales y honestos y a estos se les llama periodistas simplemente. Pero existe un tipo de espécimen periodístico (por llamarlo de algún modo) muy abundante siempre en nuestro país, al que yo quiero bautizar (ignoro si existen precedentes) con una palabra compuesta que da título a este post: el peripolítico. El peripolítico a mi juicio es la cara opuesta del periodista, su contrario, y se caracteriza por ser dependiente, parcial y corrupto. Nuestra prensa escrita, hablada y visual está infectada en los tiempos que corren por ese tipo vergonzante de profesional, que ha pervertido su origen y se ha vendido al político ya sea por vanidad, por ambición o por dinero, o por las tres cosas a la vez. Hasta es posible que sea un político frustrado que no ha tenido la inteligencia de hacerse un sitio en los aparatos de los partidos políticos. La cuestión es que en lugar de mantener una posición de control sobre la política, ha acabado siendo un agitador de los partidos políticos y formando parte del aparato de propaganda  de estos. El resultado es una calamidad para la vida pública de España. En lugar de guía y orientador de los ciudadanos el peripolítico se presenta como jaleador de sus peores instintos, en un terrorista de las ideas y las palabras. De ahí la terrible crispación que se percibe en cuanto uno abre la radio, las televisiones, o los periódicos. En las últimas horas estos peripolíticos han pasado al insulto y a la descalificación en espacios de gran audiencia televisiva. Han iniciado una incruenta (por ahora) guerra entre ellos. Ojalá que consigan eliminarse unos cuantos entre sí, pero que no nos salpiquen con su sangre.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s