SARA BARAS, EL BAILE DE LA BELLEZA

Sara Baras. El baile de la belleza

(texto publicado en el nº 2 de la revista El Canon, junio de 2009)

Balbino Gutiérrez

El intenso trabajo desarrollado por Sara, entregada en cuerpo y espíritu al baile flamenco, le ha permitido alcanzar uno de los puestos más sobresalientes en el disputado escalafón de la profesión, circunstancia irrefutable que se refleja en distintos niveles. Se ha hecho merecedora de un florido ramillete con los galardones más importantes que se puedan conceder a una artista. Con sus sucesivos montajes coreográficos la bailadora ha batido récords históricos de representaciones por los escenarios de los cinco continentes, así como récords de permanencia en teatros y ciudades, especialmente en Madrid donde varias de sus obras estuvieron en cartel de manera prolongada durante largos meses. Se buscan codiciosamente entradas en las páginas de Internet para asistir a su nueva coreografía de Carmen, estrenada en la pasada Bienal de Flamenco de Sevilla…Si haber conquistado la popularidad y el corazón de tantos miles y miles de aficionados y espectadores de todas clases no fuera poco, con ser un fenómeno  infrecuente en el flamenco, Sara Baras ha cosechado un número casi imposible de cuantificar de críticas, tanto nacionales como extranjeras, coincidentes en resaltar los elementos altamente positivos  de su arte y personalidad. El secreto del entusiasmo fuera de lo común que despierta desde hace años el arte de la sin par gaditana, reside, entre otras muchas virtudes, en el hecho de estar en posesión de la esencia del baile, esencia que no es otra -según dijo la genial Antonia Merche La Argentina- que la belleza. La esencial belleza del baile de Sara Baras.

Formación ecléctica

Nacida en Cádiz bajo el naciente signo de Tauro del año 1971, Sara Pereira Baras recibió de su madre, Concha Baras, el primer aliento decisivo que iba a llenar de confianza su vida e iluminar toda su carrera. Da sus primeros pasos en el grupo Los niños de la tertulia flamenca y se prodiga en fiestas familiares. Su voluntad de bailaora se muestra inequívoca en la elección de sus maestros y maestras: Ciro, Manolete, el Güito, Merche Esmeralda, Dania González. Tras su paso por la academia madrileña de Amor de Dios o simultáneamente trabaja en las compañías de Manuel Morao, Paco Moyano, Rancapino y familia, Paco Cepero. De todos aprende, de  payos y gitanos; pero será formando pareja a lo largo de varios años con Javier Barón en Mira qué flamenco, primero, y, sobre todo, con Antonio Canales en cinco espectáculos de éste,  cuando el nombre de Sara Baras comienza a brillar con luz propia entre la larga nómina de bailaoras flamencas. A mediados de los 90 comienza a deslumbrar en Mujeres de Merche Esmeralda y El Güito (con este maestro también en Raíces Gitanas ) o liderando sus propios grupos en galas puntuales cada vez más numerosas. Sara Baras es ya por entonces “Gracia de la bahía”, como la califiqué en reseña publicada en El País, tras una memorable actuación en la prodigiosa Casa Patas de Antonio Benamargo. En 1997 Sara Baras presentó su propia compañía en el XXXVII Festival Nacional del Cante de las Minas y, desde entonces hasta hoy ha recorrido una de las trayectorias más esplendorosas de toda la historia del baile flamenco.

Poder de seducción

Resulta casi imposible no rendirse al irresistible encanto de Sara. Le llueven los novios a título individual y profesional y son incontables sus colaboraciones en otros ámbitos: firmas comerciales, televisión, cine y artistas.  Fue copresentadora del programa de TVE, “Algo más que flamenco” junto a Paco Sánchez. Trabajó para el director británico Mike Figgis en Flamenco women de 19997, y con el gran Carlos Saura en Iberia de 2005. Trabaja igualmente con la pianista  Rosa Torres Pardo en el “Festival del Milenium”, con la soprano Ainhoa Arteta en Madrid y la veterana Chavela Vargas  en la Huerta de San Vicente de Granada. La efigie de Sara se imprimió en una colección de sellos de correos, y ha sido imagen publicitaria de Filodoro, el Corte Inglés, Magno, Cartier, Cruzcampo, Carbonell; imagen de Andalucía y también para la campaña de Prevención de Incendios Forestales de la Junta de Andalucía. Cuando a raíz de su trabajo para Triumph pasando ropa interior se levantaron críticas no precisamente piadosas contra ella, Sara Baras pudo muy bien exclamar como Águeda la Malagueñera, según contó Fernado el de Triana: “Yo soy muy bonita y muy buena cantadora, hago lo que quiero y al que no le siente bien, ¡que rabie!”. Edita su propio sello discográfico, Saba Danza, para grabar la banda sonora de Juana la Loca; grabó en directo para Sony Music un DVD de Mariana Pineda en el Teatro Calderón de Madrid. Su espectáculo Sueños de 1999, le va a permitir soñar ininterrumpidamente a lo largo de varios trabajos: un  DVD más en directo desde el Gran Teatro Falla de Cádiz, un documental titulado Sueños en Cádiz, y un libro de fotografías suyas coeditado con el prestigioso fotógrafo alemán Peter Muller, titulado sencillamente Sueños.

Su reconocido prestigio se  materializa en la concesión a Sara Baras de los siguientes premios y honores: uno temprano y precursor, el “Gente Joven” de televisión española. Un Premio Max de las Artes Escénicas de la SGAE en 1999 por su inicial coreografía Sensaciones, al que le siguen tres más en 2001 por Juana la Loca. El Premio Nacional de Danza de 2003. Ese mismo año le otorgan la Medalla de Oro de Andalucía. En 2006 el Madrid Creatividad, concedido igualmente al chef Ferrán Adriá y al arquitecto Norman Foster. También en 2006 forma parte de la nómina nacional e internacional que opta a los  Premios Terenci Moix junto a nada menos que Salman Rushdie, Ingmar Bergman, Woody Allen y Daniel Baremboin. Y en el marco estrictamente flamenco recibió el Premio de la crítica de la Cátedra de flamencología de Jerez de la Frontera, entre otros varios y muy dignos, cuya enumeración resultaría ciertamente redundante.

Coreografías de Oro

———————————————————–

1. 1997  Sensaciones (estrena su propia compañía)

2. 1999   Sueños

3. 2000   Juana la Loca.  DIR. Luis Olmos.

4. 2002   Mariana Pineda DIR. Cuis Pascual, música de Manolo Sanlcar.

5. 2005   Sabores

6. 2006   “Baras- Carreras” (Música y canciones de Albniz, Falla, García Lorca y Turina)

7. 2008 Carmen

———————————————————-

De los siete montajes coreográficos de Sara Baras, todos convertidos en oro fino, podemos abrir dos apartados. En el primero se incluyen tres coreografías de baile por el baile: la trilogía compuesta por Sensaciones, Sueños y Sabores, las tres con S de Sara. Otras tres coreografías con argumento y desarrollo teatral: Juana la Loca, Mariana Pineda y Carmen –que para febrero podremos ver en Madrid-, y un espectáculo: Baras-Carreras, que se cataloga como “de arte”, dada la naturaleza del evento extra flamenco, al poner sobre el escenario un montaje que unió a dos figuras sobresalientes, procedentes de campos musicales tan distintos como pueden ser el baile flamenco y el llamado Bel canto o canto lírico. Las primeras coreografías de baile de Sara fueron enriqueciéndose tanto por el número de sus miembros como por la complejidad de su puesta en escena.

 Sensaciones.

Sara causó verdadera sensación vistiéndose y vistiendo a su cuerpo de baile exclusivamente femenino con atuendos de hombre, y fue realmente memorable la farruca de Sara con pantalones y zahones de cuero.

¿Cómo definió su trabajo en Sensaciones?

“El nuestro es un flamenco de hoy, al que llegamos gracias a las tradiciones pero con cosillas que se salen de lo normal en algunas coreografías, el vestuario. No hay peinetas, lunares, trajes de volados, ni castañuelas. Lo tradicional es muy adornado y para nosotros lo importante es que se vea la colocación del cuerpo. Los trajes son modernos, pero igual hacemos flamenco. Bailamos vestidas de hombres y hacemos farrucas que es una danza típicamente masculina. En este espectáculo no hay dramaturgia. Bailamos por bailar”.

¿Cómo se desarrolló su trabajo?

“Con Sensaciones se creó la compañía aunque ya vamos por nuestro tercer trabajo. Lo que primero que intentamos fue hacer lo que mejor sabíamos hacer, que es el baile de mujer. Sólo bailan mujeres en la compañía. El hecho de que el flamenco tenga tantos “palos” (ritmos) distintos, con diferentes formas de sentir, lo hace muy rico en sensaciones, precisamente. De ahí surgió el nombre del espectáculo. Pasamos por la alegría que es mucho paseo, la soleá, que es un baile más elegante, el martinete que es muy serio o los tangos que son más festeros. Esas son las sensaciones, pero no contamos nada, sólo se baila”.

Sara recuerda el día que debutaba en Murcia con Sensaciones, cuando se marcó vestida de hombre una farruca –palo flamenco que creó el bailaor sevillano Faico, según José Otero, allá por el siglo XIX, y casi siempre bailado por hombres desde entonces, que causó el delirio en el auditorio.

Sueños

Creada en 1999 para su presentación en el Festival de Jerez, Sueños es un recital de flamenco en el que los distintos palos del arte se suceden sin ningún hilo narrativo, y cuya pretensión es comunicar la emoción del baile flamenco a través de la personalidad de cada artista.

El baile por el baile de este montaje de dos horas nos lleva a contemplar no sólo las variaciones personales de la gran figura protagonista, sino también las del gran bailador José Serrano, magnífico intérprete que comenzó a trabajar a su lado como artista invitado, y con quien representó y representa a dúo una solea por bulerías. Sara Baras hace con esta obra una fiesta de la danza en la que los siete bailarines de su compañía alternan sus solos con alegrías y bulerías, jaleos y alboreas, acompañados de los músicos José María Banderas, Mario Montoya y Jesús de Rosario, guitarristas que la han acompañado a lo largo de su carrera y autores de músicas de sus coreografías.

 Juana La Loca (Vivir por amor)

Se estrenó el 12 de septiembre de 2000 en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, en el marco de la Bienal de Flamenco. La música es obra de los dos guitarristas, Jesús de Rosario y Mario Montoya  y  los cantaores Atila Marin, Antonio Amador y Miguel “el de la Tolera”. Tuvo como artista invitado a José Serrano, y ya pareja artística y sentimental de Sara Baras . La representación de Juana la Loca contó con la dirección escénica de Luis Olmos, prestigioso dramaturgo español: “El espectáculo refleja una serie de escenas claves en la vida de Juana la Loca y sus sentimientos de amor hacia Felipe el Hermoso”, describió Olmos, (director entre otras muchas obras de la versión teatral de Las Bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán Gómez.

El espectáculo, se desarrolla además por vidavidalita, tanguillo, alegrías, tientos, siguiriya, solea por bujería, rondeña, media granadina, martinete, solea, saeta y bulerías.

Mariana Pineda.

Estrenada en la Bienal de Sevilla 2002. Y como nunca hay una sin dos y tras el gran éxito de la primera, dos años más tarde, Sara  fue a meterse en la piel esta vez de Mariana Pineda: “Esa mártir rubia de la libertad”, que escribiera una vez un ilustre granadino. Pasó por el Piccolo Teatro de Milán, el Tetare des Camps Elyses de París en su cita anual con Sara por Navidad, gira por los Estados Unidos en el Festival flamenco 2003. (Mariana Pineda estuvo de febrero a junio en el Teatro Calderón, y logró 2,7 millones de euros sólo en Madrid, en 2005, según memoria de SGAE. Fue espectáculo más representado en Andalucía en el 2004, récord con más de 450 representaciones…Juana la loca y Mariana Pineda superaron entre ambas las mil representaciones y le valieron el Premio Nacional de Danza en el año 2003).

“Con Juana la Loca aprendí muchísimo, pues era la primera vez que hacía un guión y el concepto es diferente a cuando interpretas una solea. No se trata de interpretar como una actriz, sino como una bailadora, con el cuerpo. Tengo la suerte de rodearme de gente que me ayuda muchísimo… El primer día que vino Cuis Pascual todos intentábamos llorar, reírnos y poner caras para interpretar. Sin embargo, él dijo que bailáramos y se acabó. Aunque sigo un guión, intento sentir como si fuera Mariana. Pienso qué haría ella. Y de esa tarea las enseñanzas han sido muchas: lo primero que he aprendido es a dosificarme sabiendo cuándo hay un momento para la cara, para el hombro, para la cadera, y también  momentos de tranquilidad”.

Respecto a la experiencia de Mariana Pineda, Manolo Sanlcar destacaba la cara amable del trabajo en equipo: “Ha sido hermoso sentirse potenciado por los compañeros. Uno es como una planta, que necesita que la rieguen”. E igualmente la extraordinaria calidad artística de la protagonista: “Me ha impactado la grandeza y la actitud de Sara Baras por desprenderse de ella misma para situarse en un vacío de personalidad y asumir la de Mariana. Eso lo he visto en muy pocos artistas”.

Sabores

Estrenada en París el 19 de diciembre en el Théâtre des Champs Elysées. En Madrid permaneció en cartel en el Teatro Nuevo apolo desde finales de septiembre 2006 hasta enero 2007. Abre Sabores un bolero y se cierra con bujería de Concha. En total 14  cuadros, bailando Sara Baras en solitario, además de la bujería, en Taranto y Martinete, y con el resto de la compañía prácticamente todo el tiempo. Sabores tiene una duración aproximada de 80 o 90 minutos y es un recorrido por distintos estilos flamencos, que intenta dar su carácter, su sabor a cada cuadro, pero que nos muestra la tradición desde una sensibilidad actual eliminando las fronteras rítmicas y melódicas de los palos que se funden casi sin solución de continuidad en el colorido del baile. “Hemos hecho lo que queríamos, lo que sentíamos. Por supuesto, partiendo de la base de querer saborear el flamenco, te tienes que acordar de todos los maestros, de todos los artistas de antes. Y en mi caso, mi mayor referencia es mi madre y por eso esta obra se la dedicamos a ella”, explicaba Sara Baras.

Este espectáculo es probablemente el más rico y complejo en el plano coreográfico. Reseñables resultaron los solos propios de los artistas invitados: Luis Ortega por siguiriya y José Serrano por alegrías. Además Entre los dos y Sara componen un menaje à Trois que rompe con el tópico de la lucha de machos por el cariño de la mujer.

Sara-Carreras

Hay que enmarcarlo en la actividad de muchos intérpretes de flamenco que saben elevarse a la categoría de artistas y codearse con grandes figuras de otros géneros.

Poco más de una hora de espectáculo bastó para que  Josep Carreras y Sara Baras se ganasen al público de Palafrugell en la que fue una de las actuaciones más aplaudidas de esta nueva edición del Festival de Música Jardines de Cap Roig que concluyó con la repetición del montaje de estos dos grandes artistas. El canto lírico y el baile flamenco se unieron en el mismo escenario para interpretar temas de Isaac Albniz, Joaquín Turina, Manuel de Falla, Federico García Lorca, Rafael Calleja, (compositor burgalés, autor del himno a Burgos, de canciones populares y de Zarzuela) y Tata Nacho ( Ignacio Fernández, compositor y músico mexicano). Josep Carreras cantó por primera vez con el acompañamiento musical de la guitarra flamenca de José María Banderas y Mario Montoya, miembros permanentes de la compañía de Sara Baras. En un momento, ambos artistas, Sara y Carreras, incluso llegaron a bailar juntos.

Carmen

Es el tercer personaje femenino en la trayectoria profesional de Bara, y es, según su creadora: “ Una versión libre y, aunque está basada en la Carmen de Bizet, es una mujer menos sensual y más sentimental, que antepone su amor por encima de todo”. Se trata de una coreografía con una dramaturgia minimalista en la que la fuerza del baile de los personajes remplaza al argumento, al mito de Carmen, personaje concebido por Mérimée y popularizado por la ópera de Bizet. El resultado es un trabajo meticuloso concebido por Sara, que también firma la dirección de escena, la escenografía, la iluminación y el vestuario, junto con la diseñadora Sybilla..

Sara Baras crea una Carmen estilizada alejada del tópico en la que prevalece la elegancia  Concebido en tres actos, Carmen de Sara Baras es un recorrido por los diferentes palos del flamenco donde sobresalen también José Serrano (el torero) y Luis Ortega (Don José). La bailadora ha evitado la partitura de Bizet, de la que sólo se utiliza una suite sinfónica orquestada por Joan Valent, destacando las piezas creadas por Javier Ruibal, el violinista Ara Malikian y fragmentos de la Carmen de Gades-Saura, compuestos por Paco de Lucía.

Pasión por Sara

Del mismo modo que Sara Baras se ha declarado alguna vez como “adicta al baile”, existe una multitud de adictos apasionados a Sara Baras (la estrella “que no sabe bailar dejándose nada para la siguiente función”), que se manifiestan en directo, en privado y a través de las páginas de la Red. Vana tarea es reflejar los miles de comentarios entusiastas que levanta la figura y el baile de Sara. La prensa nacional e internacional nos ofrece igualmente un amplísimo repertorio de elogios y observaciones, ponderando a la gaditana en unos términos que  por su naturaleza exaltada no resultan menos justos.  Baste como muestra lo que sigue: “Palíndromo de arte y locura”. “Glamuroso remolino”. “La diosa del flamenco”. “La nueva reina del baile flamenco…su fuerza, su gracia, su inmensa femineidad”. “París a sus pies” “El público de Nueva York la adoró”. “Catarata de pasión y elegancia”. “El arte del zapateado”. “Sara Baras parece volar”. “Envolvió de magia el teatro”. “El movimiento de brazos, bello y acariciador resulta hipnótico”. “Esta mujer posee, carisma, nervio, garbo, belleza…”…

Y además, esta gran diva y esta gran mujer es una gran persona; y tierna y humilde y amiga fiel de sus amigos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s