Llanto por Enrique Morente

Hoy, día 13 de junio, casi a las cinco en punto de la tarde se cumple medio año desde que Enrique Morente dejó de existir. El tiempo, ese gran anestesista de la pena, ha hecho ya en parte su trabajo; lo que no podrá, sin embargo, hacer nunca es cerrar la herida, la profunda herida que nos deja la persona que queremos y admiramos cuando se marcha para siempre.
Han pasado seis meses y parece que fue tan sólo ayer cuando recibimos el impacto del “hachazo invisible y homicida”. Durante este tiempo hemos conocido y transitado por diferentes estados de ánimo: estupor dolor, rabia, mucha rabia contra el destino que nos privó de su voz, su genio, su arte, convirtiendo este mundo en algo un poco más feo de lo que a veces es.
Durante este tiempo hemos tenido la ocasión de hablar con muchos amigos y compañeros de Enrique Morente, gentes que lo quisieron y admiraron sinceramente, y en todos hay palabras coincidentes acerca de la orfandad fraternal y artística en la que nos ha dejado el gran maestro del cante flamenco, del cante jondo; el gran maestro de la vida y el arte.
Otra coincidencia (paradójica con la anterior) entre las gentes que lo quisimos está en la opinión de que Morente sigue vivo. Y, en efecto, lo seguirá mientras hablemos con afección y respeto de él, y, sobre todo, lo seguirá mientras recordemos su obra. Y hay una de la que yo al menos no podía hablar cuando la costra de la llaga estaba todavía blanda . Me refiero al último trabajo discográfico en estudio de Enrique Morente: Llanto.

 
Se trata de una obra realizada para la Casa-Museo Federico García Lorca de Fuente Vaqueros, que Enrique entregó a principios del fatídico 2010, y de la que me hizo escuchar unas primicias, cuando aún no estaba terminada. Decía que durante estos últimos meses no me apetecía hablar de ella y hasta me era penoso volver a oírla por la carga sentimental que me producía escuchar a Enrique Morente entonando su propio réquiem…
¿Pues qué otra cosa si no podía sugerir su audición? En Llanto, el maestro alcanza el límite soportable de la emoción, como si presintiera o temiera que no sólo estaba cantando los versos que Lorca dedicó a la muerte del torero Ignacio Sánchez Mejías, sino que estaba cantándolos también para su propia muerte…”La cogida y la muerte” y “Alma ausente”, la primera y cuarta parte de la genial elegía del poeta de Granada sirvieron a Morente de soporte literario y literal. Luego, el cantaor de Granada puso todo lo demás con su no menos genial invención musical en tres cortes repletos de angustia y sabiduría.
Para la composición del primero – un austero lamento fúnebre- recurre a sus procedimientos complejos de construcción, mostrados anteriormente en temas como “Omega” del Omega, o “Martinete” y “La última carta” de Miguel de Cervantes, ambos del disco Morente, sueña la Alhambra. En el segundo corte se despoja de los elementos electrónicos y vocales utilizados antes, para acompañarse a sí mismo con los solos y sencillos acordes de su guitarra por aires sutiles de soleares, que dan paso a otros no menos sutiles de fandango con remotos ecos de Caracol, al que Morente recordó en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera.
El tercer corte, en el que vuelve a los versos de “La cogida y la muerte”, estos los va encadenando a base de la alternancia de recitativos con tonos de siguiriyas y saetas, pero ahora sin acompañamiento alguno, con el único eco de su voz, con esa voz hiriente y poderosa que fue ganando en los últimos años de su vida , una vida que Morente perdió casi a las cinco en punto de la tarde -como escribió su venerado Federico-, hace exactamente seis meses, seis, un 13 de diciembre de 2010.
Balbino Gutiérrez 13 de junio de 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Llanto por Enrique Morente

  1. volandovengo dijo:

    Balbino, soy Jorge,coincidimos en tu conferencia en Granada. Hace tiempo que no actualizas el blog, así que no sé si verás pronto este comentario. Por lo que sé, compartimos el amor por las letras, por el flamenco y sobre todo por Enrique Morente. Te dejo la dirección de mi blog y el artículo de ese día: http://volandovengo.blogia.com/2013/041201-morente-y-lorca.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s