Artículos flamencos en El Sol. Paco de Lucía

Paco de Lucía. Guitarrista ‘Honoris causa’

(Balbino Gutiérrez, “El Sol”, Madrid, publicado con ese título el 22-10-90, casi 20 años antes de que el Colegio de Música de Berklee, Boston. Le nombrara Doctor Honoris causa)

Músicos: Paco de Lucía, José María Banderas y Juan Manuel Cañizares. Teatro Monumental. 20-10-90. Duración: 1 hora y 45 minutos. Organiza Universidad Politécnica de Madrid.

                “Aquí estamos luchando para conseguir que el flamenco se valore en España”, declaraba el artista recientemente a este diario. El objetivo se cumplió plenamente en esta ocasión: dos bises larga y calurosamente reclamados, con gran parte del público remiso en marcharse, pusieron colofón al extraordinario concierto de Paco de Lucía en el Monumental. La Universidad Politécnica también se apuntó muchos tantos y ganó la apuesta frente a los que piensan que el saber y la ciencia están reñidos con el arte, el arte flamenco.

                Relajado y seguro de su victoria, Paco ofreció un recital con el mismo esquema del celebrado en la Clausura de la VI Bienal de Sevilla, aunque con importantes y soberbios matices, especialmente en la segunda parte. Acompañado por Juan Manuel Cañizares y José María Banderas, espléndidos, el genial guitarrista terminó por enganchar a los aislados asistentes que habían aparentado una cierta frialdad hasta entonces. Bulerías y variaciones sobre tangos del nuevo disco llevaron al rojo vivo la temperatura del local.

                Palos complejos e incluso áridos por momentos, por una elegante abstracción formal prácticamente inédita en el flamenco, pero llenos de enorme belleza y ejecutados con impecable técnica: trémolos y arpegios endiabladamente límpidos, diálogos entre el doctor y los jóvenes maestros a base de picados frecuentes e inverosímiles, y ni uno solo innecesario o gratuito.

                La tensión y el trance hipnótico que produjeron en el ambiente fueron sabiamente interrumpidos con los relajantes y delicados acordes de “Canción de amor”, otro de los temas de “Zyriab”, una balada de melodía lírica y sobria que será un hito en su ya significativa cadena de composiciones. Durante la primera parte, el guitarrista de Algeciras desgranó, virtuoso, un repertorio de discos extraído de diferentes épocas.

                Su presencia solitaria en el inmenso escenario despertaba inquietud: ¡son tan frágiles un hombre y una guitarra en medio de un espacio poblado de silencios expectantes! Sin embargo, además de un hombre, Paco de Lucía es un ídolo que con su magia supo diluir los temores. Sus dedos no se equivocaban nunca, su sentido del ritmo no le traicionó, y el bello instrumento cantaba como si estuviese conectado con el reino donde se funden las armonías. Granadinas, tanguillos, taranta, rondeña y fandangos de Huelva. A estos últimos les ha profesado tanto cariño y fidelidad que ha conseguido hacerles entrar por la puerta de los estilos grandes.

                Otras bulerías, colombianas, rumbas y el tributo habitual a don Manuel de Falla, completaron un recital en el que se escuchó, como el manar de una fuente, cadencias y música: la mejor que se puede crear en España.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s